Cnosos era unas tres veces más grande de lo que se creía

La ciudad cretense se recuperó del colapso sociopolítico del año 1200 a.C. y se convirtió en un centro cosmopolita

Más información

Creta, el descubrimiento de Cnosos

Creta, el descubrimiento de Cnosos

Cnosos, en Creta, es célebre por su palacio, el más antiguo de Europa. Sus coloridas pinturas murales muestran el juego cretense del salto del toro: un individuo realiza una cabriola por encima del fiero animal, que no consigue embestirlo. El palacio es célebre, a su vez, por sus numerosas habitaciones y niveles, con un diseño intrincado que pudo originar el mito del Laberinto de Creta. El rey Minos encargó su construcción al arquitecto Dédalo para encerrar al Minotauro, el monstruo de cuerpo humano y cabeza de toro por el que tanta pasión sentía Pasífae, la esposa de Minos. Atenas perdió una guerra contra el rey Minos y este les impuso el siguiente tributo a los atenienses: cada nueve años debían mandar a Creta siete muchachos y siete doncellas para que fueran devorados por el Minotauro.

La historia y la leyenda se funden en Cnosos. La civilización minoica vivió su apogeo a mediados del segundo milenio a.C. Un cataclismo originado en el volcán de Thera, la actual Santorini, pudo causar el declive de esta civilización. La civilización micénica pudo aprovechar esta situación de crisis para controlar la isla con relativa facilidad. Hay mucha controversia al respecto.

Un estudio reciente de la Universidad de Cincinnati sostiene que Cnosos no sólo se recuperó del colapso sociopolítico sufrido alrededor del año 1200 a.C., tras la erupción minoica, sino que además "creció rápidamente y prosperó hasta convertirse en un centro cosmopolita de las regiones egeas y mediterráneas", explica dicha universidad en un comunicado.

Más información

Las tumbas reales de Ur

Las tumbas reales de Ur

¿En qué se basan los arqueólogos? La investigación sobre el terreno ha permitido extraer la siguiente conclusión, totalmente sorprendente: los hallazgos correspondientes a la Edad del Hierro temprana (1100-600 a.C.) demuestran que "Cnosos fue rica en importaciones y unas tres veces más grande de lo que se creía hasta ahora". El estudio reciente se ha centrado en el desarrollo urbanístico que experimentó Cnosos en el siglo XI a.C., al comienzo de la Edad del Hierro y tras la destrucción de los palacios minoicos en la Edad del Bronce.

En la última década se han recuperado numerosos fragmentos cerámicos y otros artefactos de la Edad del Hierro, "dispersos por un área extensa que no había sido explorada". No sólo es importante la cantidad de piezas halladas, sino también su calidad, pues las importaciones incluyen objetos de bronce y otros metales procedentes de la Grecia continental, Chipre, Oriente Próximo, Egipto, Italia, Cerdeña y el Mediterráneo occidental. "Ningún otro sitio del período egeo [o prehelénico] tenía tal gama de importaciones", corrobora Antonis Kotsonas, asesor del proyecto, de la Universidad de Cincinnati.