Christopher Wren y el gran incendio de Londres

Se cumplen 290 años de la muerte de uno de los arquitectos británicos más importantes, autor de la catedral de San Pablo en Londres

1 / 3

1 / 3

Incendio de Londres. Gran incendio de Londres

Gran incendio de Londres

El gran incendio de Londres, que se originó en una panadería el 2 de septiembre de 1666, arrasó la antigua catedral de San Pablo.

HERITAGE / GTRES

2 / 3

Christopher Wren

Christopher Wren

Monumento dedicado al gran incendio de Londres, diseñado por Christopher Wren y Robert Hooke, en una imagen de los años 20.

HERITAGE / GTRES

3 / 3

Christopher Wren

Christopher Wren

La catedral de San Pablo en la actualidad, obra maestra de Christopher Wren.

FOTO: H & D. ZIELSKE / LOOK / GTRES

25 de febrero de 2013

El 25 de febrero de 1723, hace 290 años, murió el científico y arquitecto británico Christopher Wren -East Knoyle, 1632- a la edad de 90 años. Wren es uno de los arquitectos más importantes en la historia de este país, conocido sobre todo por la construcción de la catedral de San Pablo (1675-1710) en Londres y por la reedificación de una cincuentena de iglesias que también quedaron arrasadas por el devastador incendio de Londres en 1666.

Durante su infancia aprendió el latín (se conserva una carta que le escribió a su padre en latín) y se interesó por las matemáticas y la astronomía. En 1661 fue profesor de astronomía en Oxford y un año después uno de los miembros fundadores de la Royal Society, la sociedad científica más antigua del Reino Unido. Wren se interesó por la arquitectura a raíz de sus estudios en física e ingeniería. En 1665 visitó París, donde estudió el barroco francés y la obra de Bernini, el genial escultor, arquitecto y pintor italiano. Durante esos años diseñó el Teatro Sheldonian, en Oxford, su segundo proyecto arquitectónico.

La madrugada del domingo 2 de septiembre de 1666 se originó un fuego en el horno del panadero Thomas Farriner, en Pudding Lane, Londres, mientras éste dormía. El miércoles 5 de septiembre, el incendio había destruido la mayor parte de la ciudad medieval de Londres, incluida la antigua catedral de San Pablo, que por aquel entonces estaba restaurando Christopher Wren. El arquitecto reconstruyó la catedral en el nuevo estilo barroco, pero sin desestimar su influencia medieval.

Destaca su magnífica cúpula, la segunda más grande del mundo por detrás de la cúpula de la basílica de San Pedro del Vaticano. Como responsable de las obras de la Corona británica proyectó, además, el Real Observatorio de Greenwich (1675), el Hospital Real de Chelsea (1682) para soldados lisiados o retirados, y un hospital para los marineros de la Marina Real británica (1696) que realizó de forma gratuita. La biblioteca del Trinity College (1677-1692), en Cambridge, y la fachada del palacio de Hampton Court (1689-1694), a unos 20 kilómetros de Londres, son otros de sus edificios más representativos.