México

Calakmul y sus bosques tropicales entran en la Lista del Patrimonio Mundial

El sitio arqueológico de Calakmul y sus bosques tropicales han sido inscritos como un bien mixto en la Lista del Patrimonio Mundial de la Unesco

Calakmul

Calakmul

© AP PHOTO / PPY, MARIA ANDRADE / GTRES

16 de julio de 2014

La antigua ciudad maya de Calakmul, situada al sureste del estado mexicano de Campeche, y sus frondosos bosques tropicales han sido inscritos como un bien mixto (cultural y natural) en la Lista del Patrimonio Mundial de la Unesco, según informa el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) de México. La nueva inscripción se materializó el pasado 21 de junio durante una sesión celebrada en Doha (Catar). 

Calakmul debe su nombre a dos montículos que dominaban el paisaje: Ca (dos) lak (juntos) mul (montículos). Su centro urbanístico fue la capital de un estado regional maya durante el Período Clásico de la civilización mesoamericana. Calakmul fue enemiga acérrima de la gran Tikal, con quien se disputó la hegemonía del área maya central. Su extraordinaria civilización experimentó un crecimiento sin precedentes que conoció un final abrupto en los siglos IX y X, en las postrimerías del Período Clásico. La zona quedó entonces prácticamente deshabitada, a excepción de una explotación de madera y savia del árbol del chicle durante el siglo XX. El sitio arqueológico de Calakmul fue documentado por el biólogo Cyrus Longworth en 1931, quien lo visitó guiado por un trabajador de la central chiclera de Buenfil. En este sitio se ha identificado el mayor número de estelas mayas de la región y un gran número de inhumaciones que incluían máscaras, orejeras, pectorales o piezas elaboradas con jadeíta o caracolas. 

El área natural inscrita en la lista de la Unesco, ubicada en la parte sur de la Reserva de la Biosfera de Calakmul, está considerada la segunda mayor extensión de bosques tropicales en América, los mejor conservados de la región, con una extensión de unas 720.000 hectáreas. De acuerdo con estudios recientes, las condiciones actuales del suelo, en áreas particulares, están relacionadas con los cambios que hizo la cultura maya para el uso de una agricultura intensiva, para la absorción de agua fresca, para evitar o prevenir las inundaciones y para la construcción de centros urbanos y ceremoniales. La presencia de aguadas y chultunes, depósitos utilizados por los mayas para recoger el agua de la lluvia, constituyen hoy en día elementos vitales para las especies de estos bosques tropicales. Aquí habitan animales como el jaguar, el zopilote rey (cóndor real), el hocofaisán, el tucán y tres especies de águilas; y en cuanto a la flora sobresale la valiosa orquídea Ryncholaelia digbyana