Berlín sucumbe ante el embrujo de los mayas

La capital alemana acoge una magnífica exposición sobre los diferentes lenguajes artísticos de los mayas

1 / 8

1 / 8

mayas1. El escriba de los dioses

El escriba de los dioses

Esta excepcional escultura del Posclásico (1250–1527) muestra a un hombre-mono aullador con un tocado de nenúfares y sosteniendo un cepillo y un bote de tinta. Para los mayas era el patrón de las artes y el intermediario entre los dioses y los humanos. Dominaba la escritura y era, por tanto, el guardián del conocimiento

Foto: Museo Regional de Antropología, Palacio Cantón, Mérida, Yucatán, INAH / Martin-Gropius-Bau

2 / 8

mayas2. El señor del Inframundo

El señor del Inframundo

Incensario del Clásico Tardío (600-900) con la cabeza de un animal subterráneo, tal vez un murciélago, en la parte inferior. Por encima surge un joven gobernante de las fauces de una serpiente. Lleva un cetro ceremonial en cada mano. En la parte superior hay una figura sedente, con sandalias y anillo en la nariz, que representa el dios jaguar del inframundo. La pieza podría representar la transformación del gobernante en un dios, el señor del inframundo.

Foto: Museo Regional de Chiapas, Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, INAH / Martin-Gropius-Bau

3 / 8

mayas3. La serpiente emplumada

La serpiente emplumada

Escultura del Posclásico (1250-1527) que muestra a Quetzalcóatl, la serpiente emplumada, una figura esencial de la iconografía mesoamericana. En sus manos sostiene bolas de incienso de copal.

Foto: Museo Nacional de Historia, Castillo de Chapultepec, Ciudad de México, INAH / Martin-Gropius-Bau

4 / 8

mayas4. Gobernante de Chichén Itzá

Gobernante de Chichén Itzá

Escultura de finales del Clásico Tardío o comienzos del Posclásico (900-1250). Durante el apogeo de Chichén Itzá se crearon nuevas formas iconográficas como consecuencia de una nueva concepción política y religiosa. El gobernante aparece aquí representado de forma innovadora pero con atributos clásicos del Chaac, el dios del agua.

Foto: Museo Regional de Antropología, Palacio Cantón, Mérida, Yucatán, INAH / Martin-Gropius-Bau

5 / 8

mayas5. Jugador de pelota

Jugador de pelota

Escultura del Clásico Tardío (600-900) que representa un jugador de pelota maya.

Foto: Museo Nacional de Antropología, Ciudad de México, INAH / Martin-Gropius-Bau

6 / 8

mayas6. K’inich Janaab’ Pakal

K’inich Janaab’ Pakal

Cabeza de K’inich Janaab’ Pakal, el gobernante supremo de Palenque, hallada en su cámara funeraria.

Foto: Museo Nacional de Antropología, Ciudad de México, INAH / Martin-Gropius-Bau

7 / 8

mayas7. La esencia de los dioses

La esencia de los dioses

Bases para incensario del Clásico Tardío (600-900) que simbolizan el espíritu de tres dioses universales: el dios del cielo, el de la tierra y el del inframundo.

Foto: Museo del Sitio de Palenque Alberto Ruz Lhuillier, Palenque, Chiapas, INAH / Martin-Gropius-Bau

8 / 8

mayas8. Máscara funeraria

Máscara funeraria

Máscara funeraria de jade del Clásico Tardío (600-900), procedente de la Estructura III de Calakmul. Muestre los tres niveles del cosmos: el pájaro primordial en el tocado, el rostro del dignatario enterrado y el dios jaguar del inframundo.

Foto: Museo Arqueológico de Campeche, Fuerte de San Miguel, San Francisco de Campeche, Campeche, INAH / Martin-Gropius-Bau

13 de abril de 2016

Enrique Peña Nieto, el presidente de México, y Joachim Gauck, el presidente de Alemania, inauguraron el lunes la exposición Mayas, el lenguaje de la belleza, que se puede visitar hasta el 7 de agosto en el museo Martin-Gropius-Bau, en el centro de Berlín. Con esta magnífica muestra comienza el Año Dual Alemania-México 2016-2017, una oportunidad para fortalecer relaciones entre ambos países. Los lazos culturales entre Alemania y México se remontan a comienzos del siglo XIX, desde la histórica estancia del naturalista Alexander von Humboldt en el país mesoamericano. La presente muestra reúne unas 300 piezas deslumbrantes de la cultura maya, algunas nunca antes expuestas fuera de México, entre ellas fragmentos textiles extraídos del Cenote Sagrado de Chichén Itzá, en Yucatán.

La muestra reúne unas 300 piezas, algunas nunca antes expuestas fuera de México

La más antigua de las piezas data del 200 a.C. y la más reciente del 1500 d.C. El misterioso mundo de los mayas está contenido en estas obras artísticas: su relación con los dioses, su vida cotidiana, su literatura, astronomía, música y danza. "Durante casi 2.000 años de historia, las concepciones de los mayas sobre el cuerpo, tanto humano como animal, han estado en constante transformación, incluidas las ideas de belleza y fealdad", sostiene Adriana Velázquez Morlet, del Centro INAH Quintana Roo.

"Independientemente de las emociones que puedan producir estos objetos excepcionales, no hay que olvidar que les estamos dando un nuevo uso y que ninguno de ellos fue realizado exclusivamente para su contemplación. Al contrario, tenían un cometido y una intencionalidad ideológica, social y política de mayor relevancia", añade. El panteón maya es, asimismo, enormemente complicado porque sus deidades tienen características opuestas: pueden ser hombres y mujeres al mismo tiempo, jóvenes y viejos, animales y humanos, creadores y destructores, como la naturaleza misma, en la que tanto se inspiraron los mayas.