IMAGEN DE LA SEMANA

Así se presentó Pakal en el inframundo

Pakal el Grande

Pakal el Grande

Ajuar funerario de Pakal el Grande, expuesto en el Museo Nacional de Antropología en la Ciudad de México.

Foto: José Luis Magana / AP Photo / Gtres

Más información

Playas y tesoros mayas de Yucatán

Playas y tesoros mayas de Yucatán

Esta es la máscara funeraria y estas son las joyas de Pakal el Grande, el rey maya de Palenque, quien fue entronizado durante la adolescencia y, según parece, gobernó hasta una edad avanzada. La máscara está formada por cientos de teselas de jade de varias tonalidades, además de fragmentos de concha para la esclerótica y dos discos de obsidiana para las pupilas. El caballete nasal le llega al entrecejo, se advierte un cierto estrabismo, premeditado o impremeditado, y en la boca entreabierta hay una pieza de jade que simboliza el viento húmedo y el aliento del espíritu, es decir, el alma. De sus orejeras sobresalen unas piezas tubulares que imitan el pistilo de la flor y también luce collares de cuentas. Con este rostro de jade, absolutamente deslumbrante, se presentó Pakal en el inframundo.

Con estos ornamentos se enfrentó a los señores de la muerte y renació como dios del maíz. Desde el año 683, fecha de su muerte, hasta 1952, nadie interrumpió el reposo del gran señor maya, nadie quebrantó su tumba en el Templo de las Inscripciones. Alberto Ruz, su descubridor, un arqueólogo naturalizado mexicano, relató el hallazgo con unas palabras conmovedoras: "Entré a la misteriosa cámara con la extraña sensación de ser el primero que pisaba los escalones de la entrada en mil años.

La pieza de jade en la boca simboliza el viento húmedo y el aliento del espíritu

Traté de verla con los mismos ojos con que la vieron los sacerdotes de Palenque al dejar la cripta: quería borrar los siglos y escuchar la vibración de las últimas voces humanas; me esforzaba en comprender el mensaje que los antiguos nos habían dejado inviolado". El ajuar funerario de Pakal el Grande se exhibe en el Museo Nacional de Antropología en la Ciudad de México.