Madrid

Aparecen vestigios del siglo XVI en pleno centro de Madrid

Tras el derribo de los cines Madrid en la plaza del Carmen han aparecido los restos del antiguo convento del Carmen Calzado, fundado en 1573 bajo el reinado de Felipe II

1 / 5

1 / 5

Plaza del Carmen

Plaza del Carmen

La antigua columnata de los cines Madrid y parte del solar donde han aparecido los restos del siglo XVI. 

© FOTO: ÁLVARO BONET / MADRID, CIUDADANÍA Y PATRIMONIO

2 / 5

Plaza del Carmen

Plaza del Carmen

Restos arqueológicos hallados en el solar del antiguo convento, entre los que destaca la base de la pista del Circo Americano.

© FOTO: ÁLVARO BONET / MADRID, CIUDADANÍA Y PATRIMONIO

3 / 5

Plaza del Carmen

Plaza del Carmen

Al quedar despejado el solar se han recuperado los vanos originales de la contigua iglesia del Carmen, que estaban completamente cegados.

© FOTO: ÁLVARO BONET / MADRID, CIUDADANÍA Y PATRIMONIO

4 / 5

Plaza del Carmen

Plaza del Carmen

Restos arqueológicos en el solar que ocupó el antiguo convento del Carmen Calzado. A mano derecha se distinguen los enterramientos.

© FOTO: ÁLVARO BONET / MADRID, CIUDADANÍA Y PATRIMONIO

5 / 5

Plaza del Carmen

Plaza del Carmen

Entre los restos arqueológicos se distinguen las arcadas de los antiguos claustros del convento.

© FOTO: ÁLVARO BONET / MADRID, CIUDADANÍA Y PATRIMONIO

9 de abril de 2015

Madrid no cesa de transformarse, pero los vestigios de otros tiempos aún subyacen en su casco histórico. Los cimientos de los numerosos edificios que mandó construir Felipe II, sobre todo religiosos, se ocultan bajo las construcciones modernas. En la plaza del Carmen, a unos pasos de la Puerta del Sol, han aparecido recientemente los restos del antiguo convento del Carmen Calzado, fundado en 1573 por los carmelitas calzados. Casi es un milagro que se conserven, explica a este medio Álvaro Bonet, arquitecto y vicepresidente de Madrid, Ciudadanía y Patrimonio (MCyP), una asociación en defensa del patrimonio cultural de Madrid. Se encuentran entre los hallazgos arqueológicos más importantes de la capital en los últimos años, añade. El hallazgo no ha sido fruto de una prospección arqueológica, sino el resultado casual de unas obras de construcción. El antiguo edificio de los cines Madrid, cerrado durante años sin producir ni un euro, fue derribado el año pasado de forma irregular. Entonces sus propietarios decidieron embarcarse en un proyecto faraónico consistente en edificar un megacentro comercial con un gimnasio de dos plantas y un garaje de cuatro, precisamente en una zona destinada a ser completamente peatonal en unos años, asegura Bonet. 

Hasta la fecha se han detectado varios elementos pertenecientes a los claustros del antiguo convento: el cimiento, el basamento de las columnas, el solado de granito, idéntico al del monasterio de El Escorial, las canalizaciones del agua, un pozo y una zona de enterramientos, entre otras cosas. Y al quedar despejado el solar se han recuperado los vanos originales de la contigua iglesia del Carmen, que estaban completamente cegados. Los restos son exiguos pero su valor histórico es inestimable. Madrid no tenía grandes órdenes de frailes al haber carecido de importancia en la Edad Media. Pero cuando Felipe II trasladó la capitalidad a Madrid se crearon muchas órdenes que hasta entonces no tenían presencia en la ciudad, entre ellas la de los carmelitas calzados, que fue una de las más importantes, señala Bonet. El convento funcionó hasta su desamortización en 1836, cuando sus moradores fueron exclaustrados, el edificio fue apropiado por la Administración y demolido posteriormente. La desamortización supuso la desaparición de muchísimos edificios y obras de interés histórico para la ciudad, recalca. 

A finales del siglo XIX desapareció el convento y se construyó el Frontón Central, un espacio polivalente en el que se jugó a la pelota, se disputaron combates de boxeo y se celebraron fiestas nocturnas. Posteriormente alojó el Circo Americano, cuya base circular también ha aparecido durante las excavaciones. A mediados de la década de 1920 se transformó definitivamente en un teatro y en un cine, mudo al principio y en un unos multicines desde los años ochenta. Con el derribo del año pasado se perdieron para siempre los elementos arquitectónicos del Frontón Central y de los cines Madrid, entre ellos la estructura de hierro y el imponente pórtico de acceso, derribado parcialmente a pesar de ser la fachada de un edificio protegido. La asociación MCyP ha solicitado a la Dirección General de Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid que los restos arqueológicos sean respetados y que se dejen visibles para las generaciones futuras. Pero en los últimos años la Administración se ha volcado en justificar su gobierno con razones puramente económicas, protesta Bonet. Nuestra asociación defiende un uso razonable de la ciudad histórica y no un inmovilismo económico como nos tachan nuestros detractores. El patrimonio sólo tiene una vida: cuando desaparece lo hace para siempre, concluye.