Castellón

Aparecen unas pinturas de finales del siglo XV en Villahermosa del Río

Las pinturas se ocultaban bajo una capa de pintura azul, en un muro de la ermita de San Antonio Abad

1 / 5

1 / 5

Santo desconocido

Santo desconocido

Santo que aparece a la derecha de San Cristóbal y que por el momento no se ha podido identificar.

Foto: Diputación de Castellón

2 / 5

Conjunto pictórico

Conjunto pictórico

Conjunto pictórico hallado en uno de los muros de la ermita de San Antonio Abad en Villahermosa del Río.

Foto: Diputación de Castellón

3 / 5

Capa de pintura azul

Capa de pintura azul

Las pinturas han aparecido bajo una capa de pintura azul con cenefas, que fue aplicada a finales del siglo XIX en uno de los muros de la ermita.

Foto: Diputación de Castellón

4 / 5

El pie de San Cristóbal

El pie de San Cristóbal

Javier Moliner, presidente de la Diputación de Castellón, junto a una restauradora. En la parte superior derecha aparece el pie de San Cristóbal.

Foto: Diputación de Castellón

5 / 5

Ermita de San Antonio Abad

Ermita de San Antonio Abad

Ermita de San Antonio Abad en Villahermosa del Río, al oeste de la provincia de Castellón.

Foto: Diputación de Castellón

19 de enero de 2016

Unas pinturas de finales del siglo XV o comienzos del XVI han salido a la luz durante las obras de restauración de la ermita de San Antonio Abad en Villahermosa del Río, un hermoso municipio de unos quinientos habitantes, situado sobre una colina, al oeste de la provincia de Castellón. El Servicio de Conservación y Restauración de la Diputación de Castellón ha confirmado "el enorme valor y trascendencia" de dichas pinturas, descubiertas bajo una capa de pintura azul con cenefas, que fue aplicada a finales del siglo XIX en uno de los muros de la ermita, según informa la Diputación de Castellón en un comunicado reciente.

Tres personajes forman el conjunto pictórico: San Cristóbal aparece en el centro, borroso, con la corpulencia de un gigante y el niño (Jesús) sobre el hombro, dispuesto a cruzar el río impetuoso con la ayuda de un bastón; a su izquierda aparece San Sebastián atado a un poste y el cuerpo lleno de saetas; y a su derecha un santo "difícil de identificar" por el momento, "a la espera de que las labores de limpieza actúen sobre dicha figura".

En la obra se observa la influencia del gótico lineal, desarrollado entre los siglos XIII y XIV y en el que existe "un predominio claro de la línea, que resalta el contorno de las figuras, que en general tienen poco volumen y perspectiva", explica la Generalitat Valenciana en otro comunicado, en el que destaca el "gran valor y calidad artística" de las pinturas.