EFEMÉRIDE

Andrea Palladio evoca las formas clásicas

El célebre maestro italiano, que nació hace 505 años, estudió a fondo la arquitectura grecorromana y la adaptó con un estilo personal único

1 / 3

1 / 3

Andrea Palladio

Andrea Palladio

Retrato de Andrea Palladio (1508-1580).

© THE PRINT COLLECTOR / HERITAGE-IMAGES / GTRES

2 / 3

Andrea Palladio

Andrea Palladio

El Palazzo della Ragione o Basílica Palladiana, en Vicenza, de Andrea Palladio.

FOTO: EMILIO SUETONE / HEMIS, FRANCE / GTRES

3 / 3

Andrea Palladio

Andrea Palladio

El Teatro Olímpico de Andrea Palladio, en Vicenza, con claras reminiscencias grecorromanas. 

FOTO: EMILIO SUETONE / HEMIS, FRANCE / GTRES

30 de noviembre de 2013

Andrea Palladio, célebre arquitecto del Cinquecento, nació el 30 de noviembre de 1508, hace 505 años, en Padua, una ciudad al norte de Italia que a la sazón tenía menos de 30.000 habitantes. Hijo de Pietro della Gondola, un molinero, y de Marta, La Zota (la zoppa, la coja), un ama de casa, Andrea di Pietro della Gondola -su nombre real- nació en el Borgo (barrio) di Rogati y después se trasladó con su familia al Borgo della Paglia, en una época en la que aprendió el oficio de cantero. Esta familia de orígenes humildes se trasladó a Vicenza en 1523 y un año después Andrea estaba inscrito en el gremio de los albañiles. Poco más de diez años después, mientras trabajaba en las obras de la Villa Trissino, en Cricoli, trabó amistad con su propietario, el arquitecto y humanista Giangiorgio Trissino (1478-1550), quien se convirtió en su principal valedor. Trissino lo inició en la lectura del De architectura, de Vitrubio, y le permitió estudiar los monumentos de Roma, tanto los del Imperio como los de Bramante, Rafael y demás contemporáneos. 

Vicenza fue su ciudad adoptiva

Andrea Palladio fue un clasicista moderno renovador, tuvo la capacidad de adaptar las formas clásicas de la civilización grecorromana a la realidad del Cinquecento italiano. Triunfó sobre los mejores arquitectos de su tiempo cuando en 1549 se aprobó definitivamente su proyecto de reconstrucción del Palazzo della Ragione de Vicenza -hoy llamado Basílica Palladiana-, que era la sede del gobierno ciudadano y de los tribunales. Vicenza fue su ciudad adoptiva y en ella erigió numerosos edificios como el Teatro Olímpico, en cuyo escenario crea la ilusión de tres calles monumentales en perspectiva, que evocan la civilización grecorromana. Sus bucólicas villas campestres se extienden extramuros de Vincenza, entre ellas La Rotonda o Villa Capra, con sus cuatro pórticos de templos romanos situados en los cuatro puntos cardinales y una sala central cubierta por una enorme cúpula.