Grecia

Acceden a la tercera cámara de la tumba de Anfípolis

Los arqueólogos han dejado atrás la entrada flanqueada por dos cariátides y se han internado en la tercera cámara, que acumula menos tierra que las anteriores

1 / 3

1 / 3

Anfípolis

Anfípolis

Dibujo realizado por M. Lefantzi en el que se distinguen las dos primeras antecámaras. 

© HELLENIC MINISTRY OF CULTURE AND SPORTS

2 / 3

Anfípolis

Anfípolis

Bóveda de cañón construida con bloques de piedra caliza.

© HELLENIC MINISTRY OF CULTURE AND SPORTS

3 / 3

Anfípolis

Anfípolis

Elementos decorativos en los muros de una de las antecámaras.

© HELLENIC MINISTRY OF CULTURE AND SPORTS

15 de septiembre de 2014

Prosiguen las excavaciones en la misteriosa tumba de Anfípolis, la más grande hallada en Grecia, que ha sido fechada entre los años 325 y 300 a.C. y que podría pertenecer a un personaje muy importante de la antigua aristocracia macedonia. Esta emocionante aventura arqueológica está levantando una enorme expectación en todo el mundo. Las autoridades han instalado sistemas de seguridad alrededor del recinto funerario e incluso un pararrayos para proteger al monumento y a sus trabajadores. El goteo de noticias es constante. El 14 de septiembre, el Ministerio de Cultura de Grecia difundió imágenes del interior de la antecámara y un nuevo dibujo realizado por M. Lefantzi, arquitecto del Ministerio de Cultura.

Restos de pintura roja y azul

El equipo multidisciplinar, dirigido por Katerina Peristeri, ha dejado atrás las cariátides y ha conseguido acceder a la tercera cámara del monumento, visible en un primer momento a través de un sospechoso agujero situado en la parte superior del muro de la tercera entrada, que hizo temer por un posible saqueo. Pero todo parece indicar que la tumba se encuentra intacta. La cantidad de tierra acumulada en esta tercera cámara es menor que en las anteriores, pero antes de avanzar los especialistas deben afirmar la estructura para evitar un posible derrumbe. Los trabajos requieren varios días y una atención especial debido a las desfavorables condiciones estructurales, informan las autoridades. La nueva entrada está flanqueada por columnas y rematada con un arquitrabe jónico. Por otro lado, han aparecido restos de pintura roja y azul del antiguo revestimiento de los muros.