Abre al público la Casa de los Mosaicos Geométricos, una de las más grandes de Pompeya

La enorme vivienda, formada por la fusión de dos casas y con más de sesenta estancias, conserva una notable cantidad de mosaicos geométricos

1 / 6

1 / 6

casadelosmosaicos1. Mosaico monocromo

Mosaico monocromo

Mosaico monocromo blanco.

Foto: Soprintendenza Pompei

2 / 6

casadelosmosaicos2. Motivo floral

Motivo floral

Mosaico en blanco y negro con un motivo floral.

Foto: Soprintendenza Pompei

3 / 6

casadelosmosaicos3. Líneas perpendiculares

Líneas perpendiculares

Mosaico formado por líneas perpendiculares.

Foto: Soprintendenza Pompei

4 / 6

casadelosmosaicos4. Mosaico laberíntico

Mosaico laberíntico

Mosaico geométrico y laberíntico en blanco y negro.

Foto: Soprintendenza Pompei

5 / 6

casadelosmosaicos5. Motivos florales

Motivos florales

Mosaico en negro sobre fondo blanco y con motivos florales.

Foto: Soprintendenza Pompei

6 / 6

casadelosmosaicos6. Vistas panorámicas

Vistas panorámicas

Vistas panorámicas desde la Casa de los Mosaicos Geométricos.

Foto: Soprintendenza Pompei

La enorme vivienda, formada por la fusión de dos casas y con más de sesenta estancias, conserva una notable cantidad de mosaicos geométricos

Más información

Pompeya abre al público 6 nuevas 'domus'

Pompeya abre al público 6 nuevas 'domus'

La Casa de los Mosaicos Geométricos, una de las domus más grandes de Pompeya, ha sido reabierta al público tras la conclusión de los trabajos de restauración, según ha anunciado hoy la Superintendencia Arqueológica de Pompeya. La enorme vivienda, formada por la fusión de dos casas y con más de sesenta estancias, se remonta al siglo II a.C. y fue rehabilitada tras el terremoto del año 62 d.C., que precedió a la catastrófica erupción del Vesubio en el 79 d.C.

La Casa de los Mosaicos Geométricos se denomina así por la notable cantidad de mosaicos con formas geométricas que se han conservado, tanto monocromos blancos como en blanco y negro. Ubicada en la cuesta sur-oeste de la ciudad, en posición panorámica, posee un amplio atrio o patio con impluvium, que era un estanque para recoger el agua de la lluvia, y un tablinum o sala de recepción, desde el cual se accedía al pórtico y al amplio peristilo. La vivienda fue restituida enteramente a comienzos del siglo XX y ahora se ha restaurado completamente.