Una burbuja estelar caliente

La nebulosa de la Medialuna en la constelación del Cisne

La nebulosa de la Medialuna en la constelación del Cisne

Foto: ESA / XMM-Newton, J. Toalá & D. Goldman

19 de diciembre de 2017

Una joven estrella masiva con una masa al nacer unas 25 veces mayor que la de nuestro Sol, expulsa capas de material y vientos rápidos creando esta dinámica escena capturada por el observatorio XMM-Newton de la ESA.

La imagen muestra la estructura detallada de la nebulosa de la Medialuna, que expulsó una envoltura de material a medida que se expandía hasta convertirse en una gigante roja hace unos 200.000 años. Con ese material han chocado vientos veloces expulsados más recientemente de su interior, haciendo que los gases de la burbuja se calienten y emitan rayos X, que se pueden apreciar en color azul en la imagen.

Un gran globo cósmico

Más información

Un gran globo cósmico

También se observan otras formaciones, como los halos verdosos generados por los átomos de oxígeno cuando el viento de la estrella interactúa con el medio interestelar que la rodea. Las diferencias de densidad en el material circundante podrían dar lugar a las distintas estructuras como el segmento en el que la burbuja se extiende por la parte superior derecha de la fotografía.

Es probable que esta estrella acabe por explotar en una violenta supernova.

La nebulosa Medialuna se encuentra en la constelación de Cygnus -El Cisne-, a unos 5.000 años luz de distancia, precisamente en un punto del firmamento al que XMM-Newton no había tenido acceso hasta hace poco. Aunque había sido bien estudiada por otros telescopios de rayos X, los astrónomos del observatorio XMM-Newton, lanzado el 10 de diciembre de 1999, tuvieron que esperar pacientemente hasta que la órbita del satélite hizo que esta parte del firmamento quedase en su campo de visión, cosa que no sucedió hasta abril de 2014.