Una burbuja azul cósmica

Morirá una estrella que dará la vida a otras

La muerte anunciada de una estrella

La muerte anunciada de una estrella

ESA/Hubble & NASA

ESA / Héctor Rodríguez

7 de marzo de 2016

Brillando en el centro de esta imagen capturada por el telescopio espacial Hubble, encontramos a WR 31a, una estrella tipo Wolf- Rayet ubicada a unos 30.000 años luz en la constelación de Carina.

Las estrellas Wolf-Rayet son muy masivas y de vida corta. Debido a un fenómeno conocido como viento estelar pierden más de la mitad de su masa (20 o 30 veces la del Sol) en menos de unos 100.000 años; hablando en términos cósmicos un abrir y cerrar de ojos.

El resultado de estas pérdidas es la “burbuja azul” que rodea a la estrella y que vemos en la fotografía; una nube de polvo, hidrogeno y helio, entre otros gases, que recibe el nombre de nebulosa. La que podemos apreciar en la instantánea se formó hace unos 20.000 años y en la actualidad se expande a una velocidad de nada menos que 220.000 kilómetros por hora.

Como todas las estrellas de su categoría, WR 31a morirá joven y de una manera violenta, en forma de supernova. El material estelar expulsado en su explosión alimentará una nueva generación de estrellas y planetas.