Tras los pasos de una estrella fugaz

16 de octubre de 2017

Una brillante bola de fuego fue vista sobre los Países Bajos y Bélgica el 21 de septiembre sobre las nueve de la noche. Esta fue causada por un pequeño meteorito estimado en tan solo unos centímetros y que rápidamente se difumino en un destello tras entrar en contacto con la atmósfera terrestre.

La bola de fuego fue capturada por la red cámaras destinadas a la observación de meteoritos de la Sociedades Meteorológica de Holanda y la Sección de Meteoros de la Real Asociación Holandesa de Meteorología y Astronomía. Esta notable imagen fue tomada desde una de las estaciones de la red, en Ermelo. Utilizando una cámara automática con lente de ojo de pez, y con una exposición de un minuto y medio este es el redsultado; una imagen de este haz de luz iluminando el cielo nocturno en una noche clara de otoño.

La lente de la cámara estaba equipada con un obturador de LCD que durante la exposición realizó un total de 14 pausas por segundo. Debido a que la velocidad del obturador LCD era conocida, se pudo calcular el tiempo durante el cual la bola de fuego permaneció en el cielo: 5,3 segundos. La imagen también proporciona información sobre la desaceleración del meteoróide. En este caso, entró en la atmósfera a 31 kilómetros por segundo diminuyendo hasta los 23 en el momento de desaparecer a 53 kilómetros de altura.

Astronomía Planeta Tierra Meteoritos Fotografías
Outbrain