Temporada de incendios en España

Artajona, Navarra

Artajona, Navarra

Foto: AP /Alvaro Barrientos

Héctor Rodríguez

7 de septiembre de 2016

En lo que ahora es un paisaje desolado cerca de la pequeña localidad de Artajona, a unos 40 kilómetros de Pamplona, sobreviven las últimas bocanadas de humo de un terrible incendio forestal en el que más de 4.000 hectáreas han quedado arrasadas. Se trata de la peor catástrofe medioambiental sufrida en la zona desde hace 30 años.

Debido a su clima y vegetación cada año se producen en la península Ibérica varios incendios forestales durante la temporada de verano, de los cuales, en el último quindenio, más de un 90% han sido provocados por el hombre.

Desde que comenzara 2016, en España ha sucumbido bajo las llamas una superficie de más de 40.000 hectáreas.

Debido a esta acusada tendencia a los incendios forestales estivales, y a fin de salvaguardar el variado patrimonio natural de la península Ibérica, sería razonable que España contara con una sólida legislación al respecto, acorde a las características su territorio. Sin embargo, la Ley de Montes, a través de la cual se regula más del 54% de la superficie del país, fue recientemente reformada a finales del año 2015 por un gobierno en mayoría y con el rechazo de la totalidad de la oposición, las organizaciones ecologistas, algunos de los colectivos directamente afectados y para muchos, en contra del propio sentido común.

Publicada en el Boletín Oficial del Estado con fecha del 21 de julio de 2015 y tal como informaba a día 1 de agosto del mismo año el Ministerio de Medio Ambiente en uno de sus comunicados: entre los objetivos de dicha reforma se encontrarían la conservación de la biodiversidad, la prevención de los incendios forestales, la lucha contra el cambio climático y el aprovechamiento económico de los montes.

Sin embargo, pese a las buenas palabras, la ley parece contravenir diversas opiniones y ser objeto de crítica desde muchos sectores de la sociedad:

Rubén Cabrero, presidente de la Asociación Española de Agentes Forestales y Medioambientales, nos transmite de esta manera el sentir del colectivo ante la actual situación legal de nuestro patrimonio natural: “la Ley Montes es una ley que desprotege, y lo hace en varios sentidos; por un lado permitiendo obtener un rédito de acciones criminales como, por ejemplo, la posibilidad de construir sobre terrenos quemados”. “En segunda instancia y esto nos afecta directamente, es una ley cuyo articulado trata de poner trabas a quien tiene que velar por su cumplimiento, los Agentes Forestales y Medioambientales, que realizan las funciones de policía medioambiental de España”, añade.

Mientras tanto, como cada verano, los incendios siguen causando estragos, dejando tras de sí amargura, tristeza y el desconsuelo añadido de que quizá, en algún rincón del país, alguien se esté frotando las manos.

Los bosques más bellos del mundo

Más información

Los bosques más bellos del mundo