El tarsero filipino

Carlito syrichta

Carlito syrichta

Foto: Gtres

24 de enero de 2018

Son nocturnos, insectívoros, presentan un tamaño de apenas unos 15 centímetros, y durante el día duermen en agujeros oscuros cerca del suelo, lo que hace muy difícil su localización.

Buenas razones por las que viajar a Filipinas

Más información

Buenas razones por las que viajar a Filipinas

Sin embargo lo que hace peculiar a este pequeño primate es su cabeza, la cual pueden girar la cabeza 180 grados en ambos sentidos. En ella, dos grandes orejas membranosas parecen estar en continuo movimiento. Y sus ojos, fijos al cráneo y abiertos como platos, ostentan el récord Guinness del mamífero con los ojos más grandes en relación al tamaño del cuerpo.

Los tarseros se desplazan muy ágilmente, trepando verticalmente a los árboles en los cuales se desenvuelven con total soltura entre rama y rama, utilizando su delgada cola, dos veces más grande que su cuerpo para balancearse.

Paradójicamente, la superstición local ha servido para preservar esta especie en peligro. Los indígenas los sueltan al bosque porque creen que trae mala suerte.