Canarias

Riscos de Famara en Lanzarote

Riscos de Famara

Riscos de Famara

Los desniveles que caracterizan la costa septentrional de Lanzarote constituyen perfectas atalayas naturales. La más espectacular de todas es el Mirador del Río, que se eleva sobre uno de los riscos de Famara, a 470 metros sobre el mar. Su ubicación fue aprovechada en el pasado como un punto de defensa de la isla y, a mediados del siglo XX, el artista canario César Manrique (1919-1992) lo escogió por la belleza de sus vistas. Con la idea de unificar su arte con el entorno, creó un edificio con pasadizos cubiertos y terrazas. Las vistas abarcan en primer término las salinas del Río, que ya se explotaban en época de los romanos, y enfrente, al otro lado de un canal marino de dos kilómetros, la isla de La Graciosa –en la fotografía–, una de las que forman el Parque Natural del Archipiélago Chinijo.