Ramadán en Irán

San Abdulazim, Shahr-e-Ray

San Abdulazim, Shahr-e-Ray

Foto: AP/Vahid Salemi

21 de junio de 2016

Unas mujeres iraníes practican sus oraciones del mediodía en una mezquita en el santuario chií de San Abdulazim, en Shahr-e-Ray, al sur de Teherán, Irán, durante el mes sagrado musulmán del Ramadán.

La festividad del Ramadán, empieza con la aparición de la Luna el último día del mes de shaabán, el octavo en el calendario lunar islámico. Es conocido por ser el mes en el que los musulmanes, por su fe y sus creencias, practican el ayuno diario, renuncian a fumar y no mantienen relaciones sexuales desde el alba hasta el ocaso.

El ayuno es, según los preceptos islámicos, deber del musulmán adulto, sano de juicio, saludable, y que no se encuentre viajando, bien sea hombre o mujer. Según dicha fe, se encuentran eximidos de realizar el ayuno, aquellas personas con problemas mentales, los niños y los ancianos cuya salud pueda peligrar.

En lo que respecta a la mujer, para poder cumplir con el deber religioso del ayuno, debe estar fuera del periodo de menstruación así como del puerperio, período inmediato al parto y que se extiende entre 6 y 8 semanas, hasta que el cuerpo materno tarda en volver a las condiciones previas a la gestación. Tampoco deben ayunar las mujeres embarazadas ni aquellas que, encontrándose amamantando a un hijo, teman por el bienestar del mismo.