Zaragoza

El puente de Piedra sobre el río Ebro

zaragoza

zaragoza

La imagen más emblemática de la capital aragonesa la forman el Puente de Piedra sobre el río Ebro y la imponente Basílica del Pilar (siglos XVI-XVIII) sobresaliendo al fondo. El origen de este viaducto, por el que desde tiempos lejanos se accede a la ciudad, se remonta al siglo XV, aunque existen referencias de que los romanos habrían construido una plataforma anterior de madera y roca. Tras sucumbir a múltiples crecidas del agua y resurgir, el monumento que hoy se contempla abarca 225 metros de largo y 12 de ancho, se asienta sobre 8 arcos y está decorado con 4 leones de bronce añadidos en 1991. Entre el histórico Puente de Piedra y el vanguardista del Tercer Milenio –inaugurado en 2008 con motivo de la Expo del Agua– hasta diez pasarelas salvan el Ebro en esta ciudad que siempre miró al río y hoy también a sus orillas, recuperadas para el paseo.