Hungría

El Puente de las Cadenas en Budapest

budapest

budapest

El sinuoso Danubio cruza la deliciosa capital húngara. Hasta el siglo XIX sus orillas se unían en barca y, en los duros inviernos, había que caminar sobre las aguas heladas, pero en 1849 se erigió el Puente de las Cadenas, enhebrando Buda y Pest, los históricos enclaves que dieron vida a la ciudad. El brillo de entonces como uno de los centros del Imperio austrohúngaro se plasmó en obras magníficas como este puente colgante sobre el Danubio –navegable en Budapest–, hoy el símbolo más representativo de la ciudad. Reconstruido tras la Segunda Guerra Mundial, hoy sigue mostrando su esplendor y enlazando la colina del Palacio de Buda –que acoge museos y es Patrimonio de la Humanidad– y la Basílica de San Esteban, que eleva su cúpula majestuosa sobre Pest.