Girona

La playa fortificada de Tossa de Mar

Tossa de Mar

Tossa de Mar

El fortín de Tossa de Mar se erige protector en un lateral de la Platja Gran de esta localidad del sur de la Costa Brava. Con forma de media luna y casi 400 metros de largo, la playa se abre frente al comercial barrio de Vila Nova que, a partir del siglo XV, creció extramuros. La fortificación amurallada –Monumento Histórico Artístico (1977)– fue construida entre los siglos XII y XIV, con almenas y estilizadas torres cilíndricas para defender la entonces aldea de pescadores de los ataques de piratas. Tossa de Mar alberga en su abrupto término otras once playas –Pola, Porto Pi, Cala Bona...– conectadas a través de un camino que también pasa junto a torres vigía como la de San Magí, que en el siglo xvi reforzó la defensa del lugar.

Foto: RICARDO SPILA / FOTOTECA 9X12