Lleida

Paraje de La Pertusa

la pertusa

la pertusa

La ermita románica de La Pertusa parece mantener el equilibrio sobre la roca vertical en la que se apoya, un mirador de excepción y vistas infinitas desde el que se domina el embalse de Canelles y la sierra del Montsec. En el pueblo leridano de Corçà nace el camino que sube hasta el lado norte del monumento, ya que el sur cae a plomo sobre el pantano. El pequeño templo, de nave única y rematada en ábside cilíndrico, aparece documentado ya en el año 1162 cuando era la capilla del castillo de Sant Llorenç; de éste solo pervive una torre que vigilaba el paso montañoso y fronterizo de Mont-rebei. Los riscos de La Pertusa por los que en la Edad Media anduvieron monjes, nobles y aldeanos están hoy declarados Espacio de Interés Geológico de Cataluña y son un rincón muy valorado por los senderistas que visitan la sierra del Montsec.