Los corales del Reino de Tonga

Isla de Tongatapu

Isla de Tongatapu

Foto: Sentinel 2A / ESA

Héctor Rodríguez

3 de agosto de 2016

La isla de Tongatapu, es una de tantas que forman el archipiélago de Pule'anga Fakatu'i 'o , el cual conocemos como el Reino de Tonga, al sur del océano Pacífico.

La población tongana se reparte por 36 de las 169 islas que conforman el archipiélago, sin embargo el 70% de la población habita en la que vemos en la imagen, su isla insignia.

La capital, Nuku'alofa, se asienta en la costa norte de la isla y en torno a la laguna Fanga'uta, centrada en la fotografía, y cuyos manglares dan soporte a un importante ecosistema de peces y aves.

De naturaleza calcárea, la isla posee un suelo muy fértil debido a las cenizas que arrastradas por el viento llegan desde los volcanes vecinos. Podemos comprobar como las estructuras agrícolas -dedicadas mayoritariamente al cultivo de batata, yuca, coco, plátano y café- cubren la mayor parte de la isla.

En el norte se pueden apreciar diversos arrecifes de coral. Aunque se extralimite de los objetivos originales del satélite Sentinel-2A -desde el cual se ha tomado la fotografía- los científicos están ahora experimentando con él para monitorear los arrecifes y detectar el blanqueamiento del coral, consecuencia del aumento de la temperatura y la acidez del agua.

Los mejores lugares para bucear

Más información

Los mejores lugares para bucear

Este blanqueamiento ocurre cuando las algas que viven en los tejidos de los corales, las cuales captan la energía del sol y son esenciales para su supervivencia, se desprenden de este ​​debido al aumento de temperatura.

La consecuencia última de este blanqueamiento es la muerte del coral, lo que repercute directamente en todo el ecosistema del arrecife. Además, este problema pone en jaque actividades económicas tan importantes para las islas como son la pesca y el turismo.

Por si fuera poco, el fenómeno climático de El Niño está exacerbando el problema del blanqueamiento del coral a nivel global. Sin embargo, ahora los científicos están encontrando en la cobertura de Sentinel-2 un potente aliado para el estudio del fenómeno a gran escala.