Los cientos de brillantes ocelos (manchas parecidas a ojos) del faisán macho atraen a las hembras

PLUMAS01

PLUMAS01

3 de febrero de 2011

Ojos para los ojos
El macho de argos real del Sudeste Asiático es un faisán poco llamativo, hasta que se pone a bailar con las enormes plumas de la cola desplegadas ante la hembra y revela la espectacular superficie interior visible en esta sección de diez centímetros. Los cientos de brillantes ocelos (manchas parecidas a ojos) mantienen fascinadas a las hembras.

 

Foto tomada en el Instituto de Zoología y Museo Zoológico de la Universidad de Hamburgo