El lago de la flor de loto

En la provincia de Udon Thani, un mar de terciopelo rojo flota sobre las aguas. Esta belleza natural se cobija en un paraje rural, rodeada de bosques y arrozales

Pescando

Pescando

Un pescador lanza su red al aire en Daeng Talay Bua

Foto: Age Fotostock

21 de noviembre de 2017

La costa y las islas del mar de Andamán

Más información

La costa y las islas del mar de Andamán

Cuando amanece en Daeng Talay Bua, la laguna cuyo poético nombre en tailandés lo dice todo ("el mar de las flores de loto rojas"), los pescadores salen con sus canoas y lanzan sus redes dibujando un círculo en el aire, sobre un agua con hojas flotantes y flores de terciopelo. Así lo hacían sus padres, y antes sus abuelos, porque para los habitantes de las aldeas del lago el arte de la pesca es una herencia antigua que ha permitido su supervivencia. Hacia el mediodía, cuando notan que ya han capturado suficientes peces de porte pequeño, regresan a puerto para vender sus capturas. Entonces otras barcazas les toman el relevo. También son de madera, y no muy grandes, pero estas llevan toldos y pueden transportar hasta una decena de visitantes.

Los viajeros que se acercan a la remota Udon Thani lo hacen para pasear por sus aldeas y arrozales, y para fotografiar este lago siempre bello, aunque es con los lotos abiertos cuando regala su visión más onírica. De su alfombra de tonos que van del rosa al rojo intenso asoman islotes con estatuas de Buda que parecen estar flotando.

El loto es una flor sagrada en Asia y para el budismo, un símbolo de pureza por su capacidad de emerger de las aguas estancadas. Para los habitantes del lago también es una fuente de vida. Por eso a diario salen a su lago de agua dulce para recolectar las flores que luego venden y los rizomas, ese corazón amarillo que cocinan como un manjar y que usan en la medicina tradicional.