Laberintos en Marte

Adamas Labyrinthus

Adamas Labyrinthus

Foto: Mars Express/ ESA

Este laberíntico sistema de depresiones y elevaciones que podemos apreciar en la imagen fue fotografiado por la sonda Mars Express de la ESA el 21 de junio de 2016.

La instantánea muestra parte de una región denominada Adamas Labyrinthus, situada en Utopia Planitia, en las tierras bajas al norte del Planeta Rojo. En ella, una serie de bloques de distintas formas y con tamaños que van de los 5 a los 20 kilómetros de diámetro se hallan separados por depresiones transversales de hasta 2 kilómetros de ancho. Su patrón recuerda al de ciertos entornos marinos en la Tierra, lo que sustenta la idea de que este paisaje puede deberse a la deposición de sedimentos de grano fino en un océano.

Más información

¿Cuánto sabes sobre Marte?

¿Cuánto sabes sobre Marte?

La formación de estos polígonos y las depresiones que los rodean ha llegado a atribuirse a distintos procesos: el derrumbe por gravedad, la expulsión de fluidos a partir de sedimentos porosos durante su compactación, la baja fricción entre sedimentos por desplazamientos de masas, o incluso a una actividad tectónica que habría provocado el alejamiento de los bloques.

Una hipótesis para este escenario marciano nos sitúa en una posible inundación catastrófica sobre la superficie cubierta de hielo, donde se depositaron los lodos sedimetarios que posteriormente, al secarse se contraerían hasta formar polígonos. Más tarde, la actividad tectónica y la gradual sublimación de los hielos enterrados podrían haber provocado el ensanchamiento y profundización de las depresiones entre los polígonos gigantes.

Parece evidente que el material helado llegó a tener algún papel importante en la apariencia de esta región: los cráteres de impacto más grandes muestran las características acumulaciones de residuos a modo de ‘tortas’, que indican el calentamiento y la fusión de una capa de hielo subyacente en el momento del impacto.

Además, algunas de las depresiones muestran depósitos oscuros, que podrían ser capas de ceniza revelándose bajo un manto de hielo cubierto de polvo a medida que las laderas expuestas al Sol se van calentando lentamente.