Jabirú africano

Phippiorhynchus senegalensis

Phippiorhynchus senegalensis

Foto: AP/Martin Meissner

Un jabirú africano contempla la sombra que producen sus alas desplegadas al sol durante una tarde de otoño en el zoológico de Gelsenkirchen, Alemania. El calor de la latitudes en las que habita, ha hecho que desarrolle ciertas estrategias para regular su temperatura, como batir las alas, jadear enérgicamente o erizar sus plumas para separarlas del cuerpo.

Perteneciente a la familia ciconidae, Phippiorhynchus senegalensis, es el "primo africano" de nuestras cigüeñas. Habita en los ríos, lagunas y humedales del centro y sur de África y posee una coloración muy peculiar en la que las tonalidades rojas y amarillas de su pico resaltan sobre el negro que se extiende ocupando la cabeza hasta casi el final de su largo cuello.