Hojas con escarcha

Sierra de Grazalema, Cádiz

Sierra de Grazalema, Cádiz

Foto: Andrés M. Domínguez

6 de febrero de 2017

En Grazalema, Cádiz, una helada invernal cubre de escarcha el mosaico de hojas arrastradas por los fuertes vendavales de otoño. Las hay de todos los colores y formas, entre las que encontramos algunas pertenecientes a especies tan diversas como el quejigo, el olmo, el majuelo o la zarzamora.

La formación de escarcha está ligada a la presencia de humedad y bajas temperaturas. La escarcha es la capa de hielo cristalino que se forma sobre las superficies expuestas a la intemperie o que se han enfriado lo suficiente como para congelar el vapor de agua presente en el aire.

Flores de este mundo

Más información

Flores de este mundo

Respecto al mecanismo físico de su formación, cabe decir que se trata - al igual que ocurre con el rocío- de un fenómeno de condensación, y no de precipitación como puede parecer en primera instancia. La escarcha se produce cuando en un ambiente con una humedad relativa superior al 60%, se produce un descenso brusco de temperatura. Esta bajada provoca una disminución de la cantidad de vapor de agua que la atmósfera es capaz de retener, quedando este vapor adherido a las superficies con la que se encuentra en forma de cristales de hielo siempre que la temperatura sea inferior a los 0ºC.