Historia de 3 cráteres

Cráter triple en Terra Sirenum, Marte

Cráter triple en Terra Sirenum, Marte

Foto: ESA/DLR /FU Berlin

5 de mayo de 2017

A primera vista parece que esta fotografía no tiene nada de especial, pero lo que muestra el gran cráter alargado del centro de la imagen es la huella del impacto de un objeto que podría haberse partido en tres antes de impactar en Marte. Esta fue capturada el 28 de junio por la sonda Mars Express de la ESA en una de las regiones más antiguas del Planeta Rojo, Terra Sirenum.

¿Cuánto sabes sobre astronomía?

Más información

TEST NG: ¿Cuánto sabes sobre astronomía?

La fosa que protagoniza esta escena tiene 45 kilometros de largo y 24 de ancho. Observando su contorno se puede intuir que su huella se debe a la formación de dos cráteres del mismo tamaño y otro menor, en cuyo fondo pueden apreciarse dos grupos de material más elevado.

Se cree que este tipo de cráteres se formaron al mismo tiempo, pero hay varias hipótesis sobre cómo se llegó a ello. Por ejemplo, es posible que un objeto se partiera en pedazos de menor tamaño al entrar en la atmósfera y que estos golpearan sucesivamente el mismo punto de la superficie marciana. Otra hipótesis es que el objeto se habría dividido en dos o tres grandes pedazos durante el primer contacto con la superficie, y los nuevos fragmentos se habrían desplazado hacia delante formando el segundo y el tercer cráter. Una tercera propondría que estos cráteres podrían deberse al impacto de varios componentes fuertemente unidos, un asteroide doble o triple, por ejemplo.

En cualquier caso, como las capas de escombros creadas durante la formación del cráter son continuas y presentan un grosor uniforme a su alrededor, parece evidente que los impactos se produjeron al mismo tiempo.

Hallan evidencias sobre la última edad de hielo que experimentó Marte

Más información

Hallan evidencias sobre la última edad de hielo que experimentó Marte

Además de arrojar luz sobre la historia de los cráteres, Mars Express y la sonda Mars Reconnaissance Orbiter de la NASA han detectado signos de minerales arcillosos en las capas de material observadas en el interior de los cráteres y en las planicies entre ellos, lo que sugiere la presencia de agua en la zona hace más de 3.700 millones de años.