Henna, un tinte omnipresente

Manos decoradas con alheña

Manos decoradas con alheña

Foto: Oriol Alamany

Más información

Donde viven las rarezas. Socotora: en tierra de dragos

Donde viven las rarezas. Socotora: en tierra de dragos

Una mujer muestra sus manos decoradas con alheña en Socotora, en Yemen. Este tinte natural de color rojizo, fabricado con las hojas secas del arbusto homónimo, es parte importante de la cultura de esta isla del Índico.

La alheña, o henna, se usa generalmente en festivales y celebraciones religiosas en distintas partes del mundo, como Marruecos, Pakistán o la India. Sin embargo, en algunas culturas también se utiliza como ornamento nupcial. Tal es el caso de Sri Lanka, Nepal o la India, donde se emplea como ornamento nupcial.

Las mujeres suelen aplicarla sobre parte superior de los hombros, mientras que los hombres la utilizan para decorar en brazos, manos piernas, espalda y pecho.

El preparado se elabora triturando las hojas hasta conseguir un polvo verde que se mezcla con aceites esenciales. Al aplicarlo sobre la piel, el resultado se vuelve de un color naranja pálido que va oscureciéndose con el transcurso de las horas hasta adquirir un tono rojizo.