Garajonay, la selva primigenia de las Islas Canarias

Parque Nacional de Garajonay

Parque Nacional de Garajonay

Los senderos del Parque Nacional de Garajonay invitan a disfrutar del esplendor de la laurisilva.

24 de febrero de 2017

Garajonay, un tesoro natural

Más información

Garajonay, un tesoro natural

Hace 20 millones de años los bosques de laurisilva recubrían el sur de Europa. Las glaciaciones acabaron con ellos. Sin embargo sobrevivieron en las islas de la Macaronesia –Azores, Madeira, Canarias, Cabo Verde...–, gracias a la suavidad de sus temperaturas y a la humedad que aportan los alisios tras soplar sobre el océano Atlántico y encaramarse por las montañas expuestas a barlovento.

Macaronesia significa en griego "islas afortunadas". Esa era la morada de los héroes difuntos en el confín occidental del mundo. El bosque más famoso de laurisilva está en La Gomera. Desde el caserío de El Cedro, una red de senderos permite adentrarse en un laberinto verde, con árboles cuyas hojas recuerdan a las del laurel y donde musgos, líquenes y enredaderas tejen una urdimbre mágica. La cumbre de Garajonay (1.487 metros) preside el conjunto y da nombre al parque nacional que lo protege.