Fumigaciones contra el dengue

Managua, Nicaragua.

Managua, Nicaragua.

Foto: AP / Esteban Félix

Héctor Rodríguez

5 de julio de 2016

Managua es el escenario de esta contradicción. Rodeada por una nube de insecticida, una mujer permanece en pie en las inmediaciones de su casa durante las fumigaciones llevadas a cabo en 2014 por el Ministerio de Sanidad nicaragüense con el fin de combatir los mosquitos que transmiten el dengue.

Esta enfermedad es una infección vírica transmitida por mosquitos, cuyos síntomas gripales pueden desembocar en ocasiones en un cuadro potencialmente mortal conocido como dengue grave o hemorrágico. Aunque recientemente los organismos reguladores nacionales de varios países han registrado una vacuna contra la enfermedad, por el momento no existe un tratamiento especifico para ninguna de sus variantes.

El control del dengue así como de su variable más virulenta, radica en las medidas tomadas ante sus vectores de transmisión, en este caso los mosquitos del género Aedes: A. aegypti y en menor medida A. albopictus. Estos son a su vez transmisores de la fiebre chikungunya, la fiebre amarilla y el virus del Zika.