Explosión de color

Guacamayo macao

Guacamayo macao

Foto: Michel Gunther / Getty Images

GettyImages-610296604-copiar

Una macrofotografía muestra los vistosos colores del plumaje del guacamayo macao (Ara macao). Estas sociables aves tropicales, cuyo hábitat se extiende desde México hasta Bolivia, tienen la capacidad de imitar sonidos, una cualidad que las sitúa en el punto de mira de los traficantes de fauna salvaje, que las capturan para venderlas como mascotas.

La relación de estas aves con el ser humano es tan añeja como el surgimiento de las primeras civilizaciones precolombinas. Los mayas y los aztecas las vinculaban con la religión, al relacionarla con los dioses del fuego y del sol. Un hecho que plasmaron en numerosos elementos artísticos, como estelas, murales y piezas de cerámica.

Guacamayos en peligro

Más información

El peligro que acecha a los guacamayos

Sin embargo, la gran popularidad de la que gozaban estas aves las situó en el punto de mira de coleccionistas, provocando su práctica desaparición en algunas regiones a partir del siglo XIX. En el mercado negro pueden llegar a cotizarse en varios miles dólares, lo que convierte a la caza furtiva en un negocio más rentable para los pobladores locales que actividades como la tala o la agricultura.

Compártelo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?