Cuernos quemados, un aviso para los traficantes de marfil

Pira de colmillos en el P.N. Nairobi (Kenia)

Pira de colmillos en el P.N. Nairobi (Kenia)

Foto: Foto AP / Ben Curtis

Más de 105 toneladas de marfil, el equivalente al 5% de todas las existencias mundiales, arden en una pira en la que, tanto colmillos de elefante como cuernos de rinoceronte, son destruidos sin miramientos. El propósito está claro: lanzar un mensaje explícito a los traficantes del preciado oro blanco: “el patrimonio natural de Kenya no se cambia por dinero”.

En una declaración dramática contra el comercio de marfil y los productos de otras especies en peligro de extinción, se calcula que las piezas incineradas por orden gubernamental el pasado 30 de abril en el Parque Nacional de Nairobi pertenecían a más de unos 6.700 probóscidos. Se cree que es el mayor alijo de estas características jamás destruido.

La quema simbólica se realizó tras la cumbre asiático-africana “The Giants Club”, celebrada este fin de semana en Laikipia, Kenya, cuyo objetivo persigue la total erradicación del furtivismo que desangra constante e incesantemente el patrimonio natural de África y Asia.