El cuarto vacío

Desierto de Rub al-Jali

Desierto de Rub al-Jali

Foto: ESA / Sentinel-2A

Héctor Rodríguez / ESA

31 de mayo de 2016

En esta imagen tomada por el satélite Sentinel-2A de la Agencia Espacial Europea podemos apreciar el desierto de Rub al-Jali, en la península Arábiga, cuyas dunas se balancean, expanden y modelan a causa del viento como si de un extenso mar de arena se tratase. Conocido también como “el cuarto  vacío”,  Rub al-Jali es el mayor desierto continuo de arena del mundo. Con una temperatura media de 50 ºC, en sus dominios las precipitaciones raramente superan los 35 milímetros por año.

En esta instantánea tomada en falso color, las dunas de arena corresponderían con las franjas amarillas. Observando más de cerca las que se encuentran en la parte inferior derecha de la fotografía, podemos apreciar como debido a los cambios en la dirección del viento, algunas de ellas poseen tres o más brazos. Conocidas como “dunas de las galaxias”, tienden a crecer verticalmente en lugar de hacerlo de forma lateral pudiendo llegar a alcanzar los 250 metros de altura en algunas partes de Rub al-Jali.

Las dunas se encuentran intercaladas con llanuras planas y endurecidas; restos de lagos poco profundos que existieron hace miles de años. Analizando solo algunas partes del espectro infrarrojo, la cámara multiespectral del Sentinel-2A es susceptible de detectar cambios sutiles en la cubierta vegetal y en la composición mineral del suelo. La variación de los tonos, entre el marrón y el púrpura, aporta información sobre la constitución mineral del suelo, donde se pueden apreciar incluso, los cambios en la composición de las sales y yesos que la conforman.