Girona

Camino de Ronda en la Costa Brava

La costa Brava

La costa Brava

12 de julio de 2013

Lo que en su origen fue un camino junto al mar que permitía a los pescadores llegar a calas inaccesibles y, a inicios del pasado siglo, vigilar a los contrabandistas, hoy representa una de las propuestas senderistas más atractivas de la provincia de Girona. Escaleras y miradores se encadenan en el llamado Camí de Ronda que, desde la acogedora S’Agarò al abrupto Cap de Creus, recorre los rincones más idílicos de la Costa Brava. El tramo, con fama de ser el más bonito y accesible, se sitúa entre Palamós y Calella de Palafrugell; la primera tiene una activa lonja y la segunda, fachadas porticadas y barcas de pescadores. Durante el recorrido se pasa sobre acantilados y por calas seductoras como El Golfet –en la fotografía– que representan el mejor paisaje mediterráneo. Como final hay que subir al mirador del faro de Sant Sebastià, un abismo frente al mar.