Arte, cerveza y champiñones se dan cita en una catacumba de París

PARIS06

PARIS06

3 de febrero de 2011

Tres tradiciones de las canteras de París (arte, cerveza y champiñones) confluyen en una sala que los cataphiles denominan Le Cellier (la bodega). Hasta 1968 fue un almacén de cerveza. En la década de 1800, cuando se abandonó la extracción de caliza de las canteras, las fábricas de cerveza parisinas ampliaron sus instalaciones a las frescas cámaras subterráneas. Lo mismo hicieron los cultivadores de champiñones, aunque las setas representadas en estos muros, pintadas en las últimas décadas, no son los famosos champignon de Paris, sino una variedad psicodélica.