Venenos y antídotos

Un niño se recupera de una mordedura de serpiente en una clínica india.

26 de febrero de 2013

«La víbora está muerta; el niño sobrevivirá –rezaba el pie de esta fotografía publicada en la Geographic de octubre de 1943–. En Kasauli, en el Himalaya, se encuentra el Instituto Central de Investigación, encargado de producir antídotos contra la rabia y las mordeduras de serpiente. Al haber identificado al causante de la mordedura, una víbora de Russell [a la izquierda, el padre sostiene el ejemplar muerto], el muchacho tiene un 90 por ciento de probabilidades de salir con vida y recuperarse.»

La clínica india estaba especializada en la producción de antídotos y antirrábicos, y durante la Segunda Guerra Mundial se le encargó la fabricación a gran escala de todo tipo de contravenenos para su uso tanto civil como militar. La víbora de Russell, una especie abundante en numerosas regiones de Asia, es una de las más venenosas.