Una exposición macabra

Exposición de piezas centenarias, algunas de ellas fabricadas con cuerno de rinoceronte y colmillo de narval, recuperadas del expolio nazi al Imperio austríaco.

FLASHBACKMARZO2012

FLASHBACKMARZO2012

24 de febrero de 2012

Vasijas centenarias fabricadas (de izquierda a derecha) con colmillo de narval, cuerno de rinoceronte y un cálculo estomacal, llamado bezoar, figuraban entre los tesoros del Imperio austríaco que los nazis robaron y trataron de ocultar. Al finalizar la segunda guerra mundial, estas joyas recuperadas recorrieron los museos del mundo.

La Galería Nacional de Arte de Washington, D.C., acogió la exposición durante el invierno de 1949, y fue visitada por 875.173 personas. Las piezas, según podía leerse en los informes del museo, «fueron prestadas por el Gobierno de Austria como muestra de gratitud al pueblo de Estados Unidos por el rescate de obras de arte de las salinas de la Alta Austria». Hoy estas vasijas se custodian en el Kunsthistorisches Museum de Viena, donde está previsto que se exhiban de nuevo el próximo mes de diciembre.