Ruedas a medida

Dichos neumáticos fueron fabricados expresamente para el Antarctic Snow Cruiser, un vehículo diseñado para la expedición a la Antártida (1939-1941) del almirante Byrd.

Experimentos fallidos

Experimentos fallidos

6 de mayo de 2014

«El mayor neumático que se ha fabricado nunca recorrerá un continente desierto», apuntaba el pie de esta foto, tomada en Akron (Ohio), cerca de la sede central de Goodyear, y publicada en el número de febrero de 1940 de la Geographic. El neumático en cuestión, de tres metros de diámetro y más de 300 kilos de peso, se fabricó para el Antarctic Snow Cruiser, un enorme vehículo diseñado para operar sobre la nieve y construido especialmente para la expedición a la Antártida de 1939-1941 del almirante Richard Byrd. Sin embargo, el vehículo empezó a dar problemas incluso antes de salir de Estados Unidos, y en la Antártida no tuvo mucho recorrido.

Antártida indómita: una nueva era de exploración

Más información

Antártida indómita: una nueva era de exploración

El plan era conducirlo desde Chicago hasta el puerto de Boston y allí embarcarlo rumbo al sur, donde aguardaba Byrd. Entre otros contratiempos a lo largo del trayecto por carretera, quedó atascado durante tres días en un arroyo de Ohio, y en Erie (Pennsylvania) tuvieron que cambiar dos motores. Una vez en la Antártida, las cosas fueron todavía peor. Primero se estrelló contra la rampa de descarga. Luego, el enorme peso de la máquina hizo que las ruedas se hundieran profundamente en la nieve. En un par de meses los hombres de Byrd abandonaron el vehículo, que acabó sepultado bajo la nieve. En 1958 una expedición llegó a verlo, pero desde entonces ha vuelto a desaparecer.