Retratos del Oeste, enterrando el hacha de guerra

Supervivientes de la batalla de Little Bighorn se reunen 50 años después de la contienda en el mismo lugar en el que se produjo

Conmemoración de la batalla de Little Bighorn, 1926

Conmemoración de la batalla de Little Bighorn, 1926

Edwin L. Wisherd, National Geographic Creative

9 de agosto de 2016

Un indio colgado del Empire State

Más información

Un indio colgado del Empire State

En junio de 1926, cincuenta años después de la batalla de Little Bighorn, algunos supervivientes se reunieron en el mismo escenario de la contienda, en el estado de Montana, con la intención de darse la mano, honrar a sus muertos y enterrar de manera ritual el hacha de guerra del viejo jefe sioux Toro Blanco. Al encuentro asistieron, entre otros, el general de brigada Edward S. Godfrey, de 82 años (con gafas), un representante del pueblo cheyene y otros veteranos de guerra.

Un año después, en 1927, en National Geographic se publicaron unas fotografías de la región tomadas por Edwin L. Wisherd junto con unas conmovedoras descripciones sobre la forma en la que «bajo una lluvia de fuego, los guerreros indios se arremolinaron y atacaron, barriendo al [teniente coronel George A.] Custer y sus mandos, en clara minoría». Por su parte, Godfrey había descrito el resultado de la batalla en su diario de campaña el 28 de junio de 1876: «Encontramos cuerpos esparcidos desde el río hasta las cumbres. Enterramos, por lo que pude calcular, 212 cuerpos, entre ellos el del general Custer, cuya expresión parecía de lo más natural».