Madagascar

Jardines lejanos

Una niña recolecta flores cerca del lago Itasy, en Madagascar

Una niña recolecta flores cerca del lago Itasy, en Madagascar

Foto: Albert Moldway

El aislamiento geográfico convirtió a Madagascar en un paraíso natural de extraordinaria biodiversidad. El 90% de la fauna y la flora de la gran isla africana no se encuentra en ningún otro lugar del planeta, y muchos de sus cultivos se destinan a la exportación. «Inmersa en un mar de flores, una niña recolecta cosmos amarillos cerca del lago Itasy», rezaba el pie de esta fotografía publicada en el reportaje de Luis Marden «Madagascar: una isla en el límite de la Tierra», en la Geographic de octubre de 1967. «Las plantas de Madagascar se abren paso en jardines lejanos –escribía el autor–. Gracias a las importaciones, los habitantes de Florida y California conocen variedades malgaches como el árbol del viajero, la corona de espinas o el flamboyán.»