Un indio colgado del Empire State

A finales de la década de 1880 una empresa canadiense contrató a varios mohawks de la reserva de Kahnawake para trabajar en una obra

Empire State

Empire State

6 de julio de 2016

Los 10 monumentos más visitados del mundo

Más información

Los 10 monumentos más visitados del mundo

Muchas metrópolis del mundo están cortadas por el mismo patrón: edificios de cemento, ladrillo, acero y cristal, fachadas monolíticas, hileras e hileras de rascacielos. ¿Qué delata que esta foto publicitaria de 1951 corresponde a Nueva York? En el centro se distingue la antena de televisión que corona el Empire State. Y, cómodamente sentado en mitad de la antena, como si moverse por ahí arriba fuese lo más natural del mundo, aparece un indio mohawk, de profesión metalista. A finales de la década de 1880, una empresa canadiense especializada en la construcción de puentes contrató a varios mohawks de la reserva de Kahnawake, cerca de Montreal, para trabajar en una obra.


Los miembros de aquella tribu resultaron ser inmunes al vértigo incluso en las alturas más extremas y, en palabras de un directivo de la empresa, «ágiles como cabras». Aquella fama les granjeó ofertas de trabajo en Estados Unidos; los mohawks siguen viajando actualmente a Canadá para realizar trabajos «de altura».

A lo largo del último siglo generaciones de mohawks que trabajan en el sector del metal han sido contratados para la construcción de casi todos los rascacielos y puentes de Nueva York. Por su aplomo al caminar por las vigas de acero a alturas de vértigo se han ganado un apodo reverencial: las «águilas de la construcción».