Lhasa, ciudad sagrada

El lugar de los dioses

La capital del Tibet en 1916

flashback1mayo

flashback1mayo

26 de abril de 2010

«Lhasa, “el lugar de los dioses”, bien merece ese nombre, ya que no es posible imaginar nada más hermoso que la visión de la ciudad sagrada en el centro de un magnífico escenario de altísimas cumbres cubiertas de nieve.» Así describía John Claude White la capital del Tibet en el artículo publicado por National Geographic en agosto de 1916. White, fotógrafo aficionado y agente político del gobierno de Su Majestad en los vecinos territorios de Sikkim y Bhutan, había acompañado 12 años antes a la misión militar británica que, con el objetivo de frenar la influencia rusa en aquella estratégica región de Asia, acabó ocupando la ciudad. La entrada a Lhasa se hacía entonces a través del chorten, o santuario tibetano semejante a un stupa, que aparece en el centro de la imagen. «De los lados del chorten penden unas cuerdas con campanillas», comentaba el autor.

Publicado en mayo de 2010