El carvernícola

Expedición a Carlsbad

Expedición a Carlsbad

"El viaje no fue un camino de rosas". Así describía el expedicionario cómo acarreaba al hombro una lata de gasolina...

«Este pequeño rincón de la cueva, cuajado de caprichosas formaciones rocosas […] permite hacerse una idea de la profusión y riqueza ornamental de la caverna», rezan las notas que acompañan esta foto de Willis T. Lee, director de una expedición de seis meses de duración de National Geographic a las cuevas de Carlsbad, en Nuevo México. La mujer que se distingue a través de la lupa aparece en varias de las imágenes tomadas por Lee; quizá sea su hija.

El artículo se publicó en septiembre de 1925. El viaje no fue un camino de rosas. Así describía (en tercera persona) el expedicionario cómo acarreaba al hombro una lata de gasolina: «notó una ligera humedad en la espalda, pero no le prestó mayor atención hasta que empezó a escocerle la piel […]. Ignorando que una ampolla causada por gasolina puede ser grave, perseveró en el trabajo durante varias horas. Con ayuda del médico, pasó los diez días siguientes cuidándose la quemadura mientras crecía la nueva piel».