Aparque aquí, acampada en la secuoya

Unos excursionistas acampan sobre el tronco caído de una secuoya en 1917

La enorme secuoya sirvió como plaza de aparcamiento

La enorme secuoya sirvió como plaza de aparcamiento

 un grupo de campistas que usaban el gigantesco tronco caído de una secuoya como alfombra de picnic y plaza de aparcamiento.

Foto: National Geographic

31 de diciembre de 2012

Más información

Secuoyas, gigantes del bosque

"En el corazón del Parque Nacional de las Secuoyas –apuntaba la Geographic de enero de 1917–, el único sector del espléndido parque recreativo de 65.000 hectáreas […] al que pueden acceder vehículos, se alza un grupo de árboles de la especie Sequoiadendron giganteum conocido como el Bosque Gigante". Adquirida por la revista ocho meses después de publicar ese artículo, esta foto captaba la imagen de un grupo de campistas que usaban el gigantesco tronco caído de una secuoya como alfombra de picnic y plaza de aparcamiento.

Por aquel entonces el parque solo tenía 26 años, y los trámites para la adquisición de terrenos seguían su curso. El Gobierno de Estados Unidos había firmado en 1916 un contrato de precompra a seis meses vista de las secuoyas que estaban todavía en manos privadas, para lo cual había asignado una partida de 50.000 dólares, pero no había incluido en esa cantidad el precio de las propiedades adyacentes, necesarias para completar la transacción. National Geographic Society aportó los 20.000 dólares que faltaban.