La balada de las Hébridas

A merced de los vientos

En las Hébridas, las casas de piedra se aferran a la tierra y las redes de pesca, a los tejados.

flashbackenero2

flashbackenero2

23 de diciembre de 2009

En los confines occidentales de Escocia, donde reinan el viento y las tempestades, las casas de piedra se aferran a la tierra, y las redes de pesca, a los tejados de paja. Durante la década de 1940, parte de la población de las islas Hébridas vivía en casas tradicionales como la que aparece en la foto, publicada en el artículo «La balada de las Hébridas» de febrero de 1947. La base del tejado era de tepe (tierra cubierta de césped, trabada con las raíces de esta hierba), colocado sobre un armazón de madera. Encima se ponía la techumbre de paja, sujeta con una red o bien con malla de gallinero, que a su vez se fijaba con cuerdas y piedras. «Semejante esfuerzo –decía Margaret Shaw Campbell, autora del texto y de las fotos del reportaje– logra, por lo general, resistir la furia de las tormentas.»

Publicado en enero de 2010