Tibet

1 / 50

1 / 50

Hueso de fémur podrido de un presunto Yeti encontrado en una cueva en el Tíbet

Hueso de fémur podrido de un presunto Yeti encontrado en una cueva en el Tíbet

La bióloga Charlotte Lindqvist probó mediante el análisis de ADN que el hueso en realidad pertenecía a un oso pardo tibetano.

Foto: Icon Films Ltd.

2 / 50

chusang5. Paisaje tibetano

Paisaje tibetano

Paisaje de la meseta del Tíbet.

Foto: Mark Aldenderfer

3 / 50

chusang3. Sitio arqueológico de Chusang

Sitio arqueológico de Chusang

Chorten tibetano y travertino del sitio arqueológico de Chusang.

Foto: Michael Meyer

4 / 50

chusang4. Más de 4.000 metros de altura

Más de 4.000 metros de altura

Vista del sitio arqueológico nepalí, situado a más de 4.000 metros de altura.

Foto: Mark Aldenderfer

5 / 50

"Nomadic Life Threatened on the Tibetan Plateau"

"Nomadic Life Threatened on the Tibetan Plateau"

Fotografía ganadora de la categoría "Personas".

La meseta del Tíbet, a menudo llamada "el techo del mundo", es la más alta y extensa del planeta. Los nómadas tibetanos han de enfrentarse a muchos desafíos que amenazan su modo tradicional de vida, incluyendo presiones políticas, el reasentamiento al que son forzados por su gobierno, el cambio climático y la rápida modernización de China

Foto: Kevin Frayer

6 / 50

El Everest desde Tíbet

El Everest desde Tíbet

Así de espectacular se observa el monte más alto del mundo, el Everest, desde la vertiente tibetana, en China. La fotografía está tomada 48 horas antes del terremoto que afectó principalmente a Nepal.

Foto: Sergio Calvo

7 / 50

15-mustang-mortuary-female-foot-670. Ajuares funerarios

Ajuares funerarios

De unos dos milenios de antigüedad, los cadáveres estaban envueltos en vendajes y colocados en ataúdes de madera con pulseras de cobre, cuentas de vidrio y collares de conchas.

www.coryrichards.com

Foto: Cory Richards

8 / 50

17-ritseling-cave-murals. Cueva Ritseling de Mustang

Cueva Ritseling de Mustang

Los murales que decoran las paredes de la Cueva Ritseling de Mustang representan la figura de un Buda, a la derecha, y sus seguidores. El tiempo y la exposición a los elementos atmosféricos han deteriorado las pinturas, que se remontan a unos 800 años atrás.

www.coryrichards.com

Foto: Cory Richards

9 / 50

18-dusk-falls-over-tsarang-temples. Las casas de Tsarang

Las casas de Tsarang

Cae la noche sobre los templos y las casas de Tsarang, antaño la ciudad más importante de la región. En Mustang, donde el paso de los siglos no ha alterado el tradicional ritmo cotidiano, el estudio de las cuevas ayuda a comprender la época en que el remoto reino del Himalaya era un lugar de encuentro entre el Tibet y el resto del mundo.

 www.coryrichards.com

Foto: Cory Richards

10 / 50

16-archaeologist-examines-human-animal-bones. Jacqueline Eng, bioarqueóloga

Jacqueline Eng, bioarqueóloga

Ante la curiosa mirada de un vecino de Samdzong, la bioarqueóloga Jacqueline Eng examina huesos de humanos y de animales de hace 1.500 años hallados en las cuevas funerarias. Los cortes superficiales que presentan muchos huesos sugieren una descarnación ritual.

www.coryrichards.com

Foto: Cory Richards

11 / 50

12-death-mask. Máscara funeraria de oro y plata

Máscara funeraria de oro y plata

Una máscara funeraria de oro y plata de unos 1.500 años de antigüedad cubría el rostro de un hombre adulto hallado en un ataúd en el interior de una cueva de Samdzong, denominada Tumba 5 por los investigadores. Siglos atrás era común en esta región colocar máscaras a los muertos de alto rango.

Foto: Mark Aldenderfer, Universidad de California en Merced

12 / 50

13-MM8076 110528 024297. Dagas de hierro de empuñaduras curvas

Dagas de hierro de empuñaduras curvas

En una cripta funeraria cercana a la aldea de Samdzong se sacaron a la luz tres dagas de hierro de entre 20 y 28 centímetros de longitud con empuñaduras curvas de madera. Seguramente se utilizaban como armas de defensa personal.

www.coryrichards.com

Foto: Cory Richards

13 / 50

14-MM8076 110606 028940.  Las momias de Mebrak

Las momias de Mebrak

En 1995 arqueólogos alemanes y nepaleses descubrieron en una cueva funeraria de Mebrak, en la región de Mustang, restos momificados de 30 personas, entre ellos un bebé y el pie de una mujer (foto siguiente). 

www.coryrichards.com 

Foto: Cory Richards

14 / 50

09-maze-of-rooms-near-chuksang. El laberinto

El laberinto

Ted Hesser se interna en un laberinto de estancias de una cueva saqueada que en su día sirvió de vivienda. 

www.coryrichards.com

Foto: Cory Richards

15 / 50

10-picking-through-looted-mortuary-cave. Pete Athans, jefe de la expedición

Pete Athans, jefe de la expedición

Con un walkie-talkie en una mano y un maxilar humano en la otra, Pete Athans, jefe de la expedición, estudia el contenido de una cueva funeraria saqueada mientras Matt Segal inspecciona un foso que los ladrones vaciaron de huesos. Los científicos confían en que el ADN de las piezas dentales permita determinar la procedencia de los individuos enterrados. 

www.coryrichards.com

Foto: Cory Richards

16 / 50

11-small-multicolored-glass-beads. Las cuentas multicolores de mustang

Las cuentas multicolores de mustang

Estas pequeñas cuentas multicolores iban cosidas a una prenda que probablemente estaba unida a la máscara de oro y plata hallada en la Tumba 5 de Samdzong. Aunque los arqueólogos deconocen la existencia de una tradición local de fabricación de cuentas en Mustang, se han encontrado miles de ellas que datan de entre los años 300 y 700 d.C. Proceden de lo que hoy es Pakistán, Irán y sur de la India, y «sin duda llegaron a esta región a través del comercio», dice Aldenderfer. «Lo que no sabemos es por qué productos las intercambiaban», añade el arqueólogo.

www.coryrichards.com

Foto: Cory Richards

17 / 50

06-MM8076 0001205 002201. Rituales budistas

Rituales budistas

Un lama sostiene un mala, o rosario tibetano, utilizado para recitar oraciones y mantras en un ritual de predicción del futuro. Es seguidor de la religión de Bon, tradición anterior a la llegada del budismo en el Tibet y que todavía se practica en unas pocas zonas de Mustang.

www.coryrichards.com

Foto: Cory Richards

18 / 50

07-tibetan-buddhist-lama-leads-horse-through-samdzong. Samdzon, Nepal

Samdzon, Nepal

Tsewang Tashi, lama budista tibetano, conduce su caballo por la aldea de Samdzong, cerca de la frontera con China. Hace 800 años la región vivió una época turbulenta durante la cual es probable que sus habitantes se refugiaran en cuevas y no regresaran a la aldea hasta varias generaciones después, una vez la región se estabilizó.

www.coryrichards.com

Foto: Cory Richards

19 / 50

08-yandu-bitsa-warms-herself-in-cave. Aldea de Garphu

Aldea de Garphu

Yandu Bista se calienta junto a una fogata en la cueva que fue su hogar en la aldea de Garphu, en el norte de Mustang. Aquí nació hace 53 años, y también aquí dio a luz a una hija hace 11; después, se trasladó con su familia a la aldea. «Prefiero vivir en una cueva –dice–. En invierno son más calientes. Pero cuesta mucho trabajo subir el agua y también la leña.» En Garphu muchas familias han utilizado las cuevas como base para construir sus viviendas, explica el arqueólogo Mark Aldenderfer. «Ya tienes las habitaciones. No es necesario construir una casa nueva, solo tienes que levantar la fachada.»

www.coryrichards.com

Foto: Cory Richards

20 / 50

05-lo-manthang-buddhist-chapel. Lo Manthang

Lo Manthang

En la capilla privada de una vivienda de la ciudad de Lo Manthang, un lama budista tibetano lleva a cabo un rito con címbalos, tambor e incienso. En otra época parte integrante del Tibet, Mustang sigue estando inmersa en la cultura tibetana.

www.coryrichards.com

Foto: Cory Richards

21 / 50

02-mustang-cave-repel. Accesos remotos

Accesos remotos

Ted Hesser desciende hasta la entrada de una cueva.

www.coryrichards.com

Foto: Cory Richards

22 / 50

03-matt-segal-climbs-fragile-rock. Los misterios de las cuevas

Los misterios de las cuevas

Para acceder a una serie de cuevas excavadas en un risco 47 metros por encima del fondo del valle, Matt Segal escala una pared rocosa tan frágil que se deshace al tocarla. Unidas por una cornisa, las cuevas, excavadas hace ocho siglos y hoy vacías, podrían albergar manuscritos.

www.coryrichards.com

Foto: Cory Richards

23 / 50

04-segal-blows-dust-from-manuscript. Tesoros escritos

Tesoros escritos

Matt Segal sopla el polvo del fragmento de un manuscrito, parte de un conjunto de documentos. Casi todas las páginas datan del siglo xv y tratan temas diversos, desde la doctrina budista tibetana hasta cuestiones jurídicas.

 www.coryrichards.com

Foto: Cory Richards

24 / 50

01-kali-gandaki-river-trail.  Sendero sobre el río Kali Gandaki

Sendero sobre el río Kali Gandaki

Escaladores y científicos siguen un sendero sobre el río Kali Gandaki en la remota región nepalesa de Mustang. Casi 20 metros más arriba se suceden hileras de cuevas artificiales excavadas hace siglos y aún sin explorar. Es posible que haya miles de ellas en la región. 

www.coryrichards.com

Foto: Cory Richards

25 / 50

MM7997 110528 0535. Setas tibetanas

Setas tibetanas

Este cliente pagó una fortuna por unas larvas infectadas por un hongo. Algunas cuestan 16 euros la pieza.

www.michaelyamashita.com

Foto: Michael Yamashita

26 / 50

MM7997 110605 4715. Setas tibetanas

Setas tibetanas

Con el rostro protegido del sol y una pala en la mano, las familias tibetanas pueden pasar el día entero buscando las larvas, llamadas yartsa gunbu. Algunos tallos apenas asoman medio centímetro del suelo.

www.michaelyamashita.com

Foto: Michael Yamashita

27 / 50

MM7997 110605 5386. Setas tibetanas

Setas tibetanas

Una niña sostiene en su mano esta curiosidad biológica cubierta de tierra: el yartsa gunbu, la combinación de una larva de polilla y un hongo parásito. Se dice que estos «gusanos», como se conoce a estas larvas colonizadas que alcanzan precios prohibitivos, lo curan todo, desde la alopecia hasta la hepatitis.

www.michaelyamashita.com

Foto: Michael Yamashita

28 / 50

MM7997 110606 6643. Setas tibetanas

Setas tibetanas

En la época de recolección, cada día llegan vendedores tibetanos a Serxu con su remesa de gusanos. Los secan en una de las dos calles de la ciudad (arriba), seleccionándolos uno a uno. ¿Está intacto y tiene buen tamaño? ¿Presenta el tono amarillo deseado? Los gusanos de Serxu son famosos por su calidad.

www.michaelyamashita.com

Foto: Michael Yamashita

29 / 50

11-xining-hand-motion-negotiations. Setas tibetanas

Setas tibetanas

La compraventa sigue un ritual predecible: los compradores, como el hombre de la izquierda, se burlan de la calidad de los gusanos; los vendedores ofrecen el género a muchos clientes antes de cerrar el trato.

www.michaelyamashita.com

Foto: Michael Yamashita

30 / 50

MM7997 110608 8482. Setas tibetanas

Setas tibetanas

Serxu vive una edad de oro gracias al pujante comercio del yartsa gunbu. Muchos recolectores tibetanos llegan a la feria en motocicletas que han adquirido con los beneficios de los gusanos.

www.michaelyamashita.com

Foto: Michael Yamashita

31 / 50

MM7997 110615 11590. Setas tibetanas

Setas tibetanas

Las mujeres clasifican, limpian y preparan para su venta las larvas parasitadas en una tienda de Chengdu. Por 1.500 gusanos de calidad (cerca de un kilo), la empresa podría embolsarse hasta 80.000 euros.

www.michaelyamashita.com

Foto: Michael Yamashita

32 / 50

10-tibetans-continue-nomadic-ways--ask-not-on-iPAD. Setas tibetanas

Setas tibetanas

Este tallo de yartsa gunbu asoma apenas un centímetro entre las resistentes hierbas de los prados tibetanos. Para encontrar los tallos es necesario tener buena vista y una gran dosis de paciencia.

www.michaelyamashita.com

Foto: Michael Yamashita

33 / 50

08-family-harvesting-worms--ASK-not-on-iPAD. Setas tibetanas

Setas tibetanas

El comercio del yartsa gunbu ha traído dinero y comodidades a los tibetanos, pero no ha transformado la vida de la mayoría de las mujeres nómadas. Na Mo Yong Zhou se levanta antes que su marido para atender a la yak y a su cría. Ordeña la yak para preparar té con mantequilla.

www.michaelyamashita.com

Foto: Michael Yamashita

34 / 50

09-yartsa-gunbu-stalk. Setas tibetanas

Setas tibetanas

En Xining, el mercado más grande de China de yartsa gunbu, los comerciantes negocian una compraventa de estos valiosos gusanos mediante señales que hacen con los dedos debajo de un paño. Cuando se utiliza la calculadora solar (en primer término) para cuadrar el precio final, se introduce debajo del paño. El intercambio de dinero también se hace de ese modo.

www.michaelyamashita.com

Foto: Michael Yamashita

35 / 50

12-inspecting-yartsa-gunbu-jyekundo. Setas tibetanas

Setas tibetanas

Un grupo de mujeres tibetanas inspecciona y limpia yartsa gunbu en una localidad que llaman Jyekundo. Las larvas proceden de ciudades más pequeñas y su destino son las tiendas en las grandes ciudades de China. Esta región quedó arrasada por un terremoto en 2010, por lo que sus habitantes viven en tiendas de campaña.

www.michaelyamashita.com

Foto: Michael Yamashita

36 / 50

rutadelte23. El palacio del Potala

El palacio del Potala

Antes residencia del dalai-lama, dominaba las vistas cuando las caravanas se acercaban a Lhasa, la capital tibetana. En los siglos xviii y xix, sus 13 pisos hacían de él uno de los edificios más altos del mundo.

Foto: Michael Yamashita

37 / 50

rutadelte22. Una casa de té de Lhasa

Una casa de té de Lhasa

Esta mujer no cesa de servir la preciada bebida.
 

Foto: Michael Yamashita

38 / 50

rutadelte21. De camino a Lhasa

De camino a Lhasa

Los peregrinos se postran cada tres pasos. Tras semanas de caminata, la familia todavía tiene que recorrer 480 kilómetros por esta calzada milenaria.

Foto: Michael Yamashita

39 / 50

rutadelte20. Festival Ecuestre de Nagqu

Festival Ecuestre de Nagqu

Los jóvenes compiten con sus purasangres en el Festival Ecuestre de Nagqu, una fiesta estival que el Tibet celebra desde hace siglos en la Ruta del Té y los Caballos. En las carreras participan los caballos nangchen, muy apreciados por su velocidad y resistencia.

Foto: Michael Yamashita

40 / 50

rutadelte19. Orugas de oro

Orugas de oro

Recogidas en las praderas a gran altitud, un puñado de orugas puede venderse por miles de euros, un dinero muy necesario para los campesinos.

Foto: Michael Yamashita

41 / 50

rutadelte18. Monturas modernas

Monturas modernas

Las motocicletas chinas llenan una calle de Sershul. Muchas son de los nómadas que vienen a vender yartsa gompo, orugas secas parasitadas por un hongo, que se anuncian como una panacea.
 

Foto: Michael Yamashita

42 / 50

rutadelte17. El paso de Tro

El paso de Tro

La carretera entre Sichuan y el Tibet, siguiendo el trazado de la antigua Ruta del Té y los Caballos, asciende por el paso de Tro, alcanzando una altitud de casi 5.400 metros.
 

Foto: Michael Yamashita

43 / 50

rutadelte16. Monasterio de Dargye, Sichuan

Monasterio de Dargye, Sichuan

Tras despojarse de sus túnicas, los monjes del monasterio de Dargye, en Sichuan, se bañan en un manantial de agua caliente.
 

Foto: Michael Yamashita

44 / 50

rutadelte15. El legendario guerrero y rey tibetano Gesa

El legendario guerrero y rey tibetano Gesa

Bajo un cielo cuajado de banderines de oración, un actor representa al legendario guerrero y rey tibetano Gesar durante el festival de Shechen. El monarca, que vivió durante el primer período de la Ruta del Té y los caballos, entre los siglos XI y XIII, es considerado el padre de Tibet, por su papel unificador de los antiguos reinos rivales.
 

Foto: Michael Yamashita

45 / 50

rutadelte11. El yak del Tibet

El yak del Tibet

El tiempo invernal puede prolongarse hasta finales de mayo en la meseta del Tibet, cuyos páramos son el hogar de los nómadas qyue cuidan de los rebaños de yaks. Este animal proporciona leche, carne y las pieles de abrigo, así como la mantequilla, un ingrediente imprescindible para preparar el té al estilo tibetano.

Foto: Michael Yamashita

46 / 50

rutadelte08. Nangchen, Tibet

Nangchen, Tibet

Una ventisca primaveral acompañada de nieve apenas perturba la marcha de un nómada de la meseta tibetana, a lomos de su caballo de Nangchen. En los viejos tiempos de las caravanas, estos caballos recorrían escarpados riscos al borde de precipicios y vadeaban turbulentos cursos de agua para llevar a casa sanos y salvos a sus jinetes.
 

Foto: Michael Yamashita

47 / 50

rutadelte07. Garthar, Tibet

Garthar, Tibet

El aroma ahumado del té negro se mezcla con el olor a velas de mantequilla de yak en los cenobios tibetanos, cuyos monjes consumen la infusión desde hace siglos para mantenerse despiertos y meditar. En Garthar, los invitados llevan su cuenco al oratorio y reciben un té de bienvenida.
 

Foto: Michael Yamashita

48 / 50

rutadelte06. Monasterio de Litang

Monasterio de Litang

A más de 4.800 metros de altitud, un monje tibetano se apresura para llegar al monasterio de Litang, en la provincia de Sichuan. La Ruta del Té y los Caballos conectaba decenas de monasterios. Éstos eran a menudo los encargados de regular la distribución del té en la región.
 

Foto: Michael Yamashita

49 / 50

rutadelte05. Porteadores

Porteadores

En 1946 los porteadores seguían acarreando 135 kilos de fardos de té con destino al Tibet. Parando cada pocos metros para apoyar la carga en la muleta, tardaban tres semanas en cubrir los 225 kilómetros que separan Yaan de Kangding. Más tarde se usarían animales de carga.
 

Foto: Michael Yamashita

50 / 50

rutadelte01.  Zar Gama

Zar Gama

Cuando el té valía más que la porcelana o la seda, porteadores y bestias de carga se deslomaban para salvar el puerto tibetano de Zar Gama, a 4.600 metros, a lo largo de la Ruta del Té y los Caballos. Hoy los viajeros la recorren en coche o camioneta.
 

Fofo: Michael Yamashita

Siguenos en...

  1. NG
  2. NG Historia
  3. NG Viajes