República Democrática del Congo

1 / 49

1 / 49

12-1280px-Danie¦êl-Nelson. La buena vida

La buena vida

Fotografía ganadora en la categoría: Fotógrafo joven del año.

Después de una caminata de tres horas a través del bosque del Parque Nacional Odzala-Kokoua, Daniël finalmente alcanzó a una familia de gorilas. En este convincente retrato de Caco, un joven gorila de nueve años, Daniël capturó la conexión entre estos simios salvajes y el bosque del que dependen. "Espero crear conciencia sobre los gorilas en peligro", dice Daniël.

La deforestación, la caza furtiva y enfermedades como el ébola han reducido drásticamente la población de gorilas occidentales de las tierras bajas durante los últimos 25 años. Ahora están en peligro crítico: al ritmo actual, el 80% de la población se perderá en tres generaciones. Esta imagen muestra cómo debería ser: un gorila relajado que disfruta de una merienda en una densa selva.

 

Foto: Daniël Nelson / Wildlife Photographer of the Year 2017

2 / 49

El Congo. El Congo suena a soukous

El Congo suena a soukous

Es probable que si viajas a Kinsasa, la capital de República Democrática del Congo, te reciba un tipo de música muy peculiar, alegre, con coros y ritmo endiabladamente rápido. Tal vez no lo sepas, pero se trata del soukous, o también conocido como lingala. Es un género musical que nació entre los años 30 y 40 y que se expandió con rapidez por África y saltó a América del Sur. La ciudad de Kinsasa es una urbe caótica; pero es la puerta de entrada a maravillosos parques nacionales y a una naturaleza exuberante. Sin duda, el soukous es la banda sonora perfecta para ir al encuentro de los últimos gorilas en la niebla.

Foto: CC

3 / 49

Reserva de fauna de Okapissite 0718 0013-750-0-20120627160923. Reserva de fauna de Okapissite, República Democrática del Congo

Reserva de fauna de Okapissite, República Democrática del Congo

Situada al nordeste del país, esta reserva abarca la quinta parte del bosque de Ituri, que crece en la cuenca del río Congo, uno de los sistemas de drenaje más importantes del continente africano. Alberga especies de primates y aves en peligro de extinción, así como 5.000 de los 30.000 okapis que viven en estado salvaje. Asimismo, cuenta con parajes de excepcional belleza panorámica como las cataratas de los ríos Ituri y Epulu. La reserva está habitada por dos pueblos pigmeos nómadas: los mbuti y los cazadores efe.

Foto: UNESCO / Kim S. Gjerstad

4 / 49

Parque Natural de Garamba, Republica Democrática del Congo

Parque Natural de Garamba, Republica Democrática del Congo

Este sitio de 790.000 hectáreas posee una diversidad de hábitats incomparable: pantanos, estepas, planicies de lava, sabanas en laderas de volcanes y cumbres nevadas del macizo de Rwenzori, que se eleva a más de 5.000 metros de altura. Unos 20.000 hipopótamos viven en los ríos de este parque, que también sirve de refugio al gorila de montaña y ofrece lugar de invernada a numerosas aves procedentes de Siberia.

Foto: Unesco / Nuria Ortega

5 / 49

Parque Virunga, República Democrática del Congo . Parque Nacional Virunga, República Democrática del Congo

Parque Nacional Virunga, República Democrática del Congo

Debido a la constante amenaza de los grupos armados, los Vigilantes del Parque Nacional Virunga en la República Democrática del Congo tienen que pasar por un entrenamiento al más puro estilo militar.

Foto: Brent Stirton / National Geographic

6 / 49

MM8398 150226 08976. Tan solo un recuerdo

Tan solo un recuerdo

El padre de Emile muestra fotos de la familia. Solo queda él.

Foto: Pete Muller

7 / 49

MM8398 150222 04342. Cuestión de brujería

Cuestión de brujería

En Méliandou, un sanador se dispone a exorcizar a una niña. Las creencias populares atribuyen muchas afecciones, entre ellas el ébola (que no padecía la niña), a la brujería o a espíritus malignos. El contacto que exigen ciertas prácticas tradicionales puede facilitar la propagación del virus.

Foto: Pete Muller

8 / 49

MM8398 150125 00176. Máscaras protectoras

Máscaras protectoras

Un cazador de una aldea de la República Democrática del Congo (RDC) se ajusta la máscara que llevará durante la partida. El consumo de carne de animales salvajes infectados es una de las vías por las que el virus del Ébola llega a los seres humanos.

Foto: Pete Muller

9 / 49

MM8398 150123 03050. Partida de caza

Partida de caza

Unos cazadores de un pequeño pueblo de la Provincia Oriental de la RDC arrancan la capa externa de la corteza de un árbol para confeccionarse la máscara tradicional con la que se camuflan cuando van al bosque a cazar monos y chimpancés.

Foto: Pete Muller

10 / 49

MM8398 150125 01142. Labores de camuflaje

Labores de camuflaje

La costura suele estar reservada a las mujeres, pero estos cazadores de carne de selva cortan y cosen su propio camuflaje de corteza de árbol y luego usan la savia para decorarlo con puntos.

Foto: Pete Muller

11 / 49

MM8398 150127 00761. En busca de la presa

En busca de la presa

Los cazadores parten temprano para llegar a las zonas donde viven los chimpancés antes de que salga el sol.

Foto: Pete Muller

12 / 49

MM8398 150127 01534. Al acecho

Al acecho

Dos cazadores camuflados acechan monos en una selva del nordeste de la RDC. La caza no siempre es una cuestión de subsistencia; la venta de carne de animales salvajes a veces costea la educación y la sanidad, y reporta un dinero que gastar.

Foto: Pete Muller

13 / 49

MM8398 150127 01266. Mono abatido

Mono abatido

Un cazador utiliza su escopeta para transportar un mono que ha abatido. Suelen cazarlos para comérselos, pero también los venden para obtener un dinero con el que complementar otras actividades mal remuneradas, como el cultivo de arroz o la producción de aceite de palma.

Foto: Pete Muller

14 / 49

MM8398 150128 00053. Ébola

Ébola

Los brotes de ébola suelen producirse en aldeas remotas a las que se llega por carreteras precarias, como esta de la RDC. El brote surgido en 2014 fue distinto: se propagó con rapidez a las zonas urbanas.

Foto: Pete Muller

15 / 49

MM8398 141111 00199. Un bocado mortal

Un bocado mortal

Paniques de las palmeras cuajan el cielo de esta aldea marfileña. Los murciélagos de la fruta, algunos de ellos sospechosos de ser portadores del virus del Ébola, abundan en muchas partes de África y no es raro que la población se los coma.

Foto: Pete Muller

16 / 49

MM8398 141112 01101. Trampas para murciélagos

Trampas para murciélagos

Los murciélagos angoleños de cola larga que se refugian bajo el tejado de esta casa salen al anochecer para alimentarse. Leendertz ha tapado una ventana para que cuando los murciélagos emprendan el vuelo caigan por una suerte de embudo de plástico hasta un recipiente. Una vez atrapados podrá extraerles muestras de sangre.

Foto: Pete Muller

17 / 49

MM8398 141112 01398. Maniobras delicadas

Maniobras delicadas

Los estudiantes de doctorado Leonce Kouadio y Ariane Düx extraen con mucho cuidado una muestra de sangre de un murciélago insectívoro, atentos de no pincharse y exponerse a un posible contagio de Ébola o de otras enfermedades infecciosas.

Foto: Pete Muller

18 / 49

MM8386 11-12-14 00833. Tras el rastro del marfil

Tras el rastro del marfil

Lucienne Lanziwa recibió una modesta paga tras perder a su marido en un ataque del LRA en Garamba. Hoy las viudas obtienen el equivalente a seis años del salario de un guarda.

Foto: Brent Stirton

19 / 49

MM8386 11-23-14 04622. Tras el rastro del marfil

Tras el rastro del marfil

Miembros del equipo de rastreo canino del ejército ugandés hacen pesas en la base que la Unión Africana tiene en Obo, en la esquina sudoriental de la RCA. Los perros son pastores belgas Malinois, famosos por su papel en operaciones militares, especialmente en entornos tan duros como la densa selva del África central.

Foto: Brent Stirton

20 / 49

MM8386 11-11-14 00314. Tras el rastro del marfil

Tras el rastro del marfil

 Un grupo de soldados congoleños recibe instrucción militar de Mathieu Eckel, de African Parks, una ONG que gestiona el Parque Nacional de Garamba junto con el Departamento de Vida Salvaje de la RDC. Estos soldados tienen la tarea de ayudar a los guardas del parque en la lucha contra los cazadores furtivos y los grupos armados como el LRA.

Foto: Brent Stirton

21 / 49

MM8386 01-07-15 09268. Tras el rastro del marfil

Tras el rastro del marfil

El cocinero, Djimet Said, recibió un balazo pero sobrevivió.

Foto: Brent Stirton

22 / 49

ScreenShot2015 03 31at10 30 07AM. Tras el rastro del marfil

Tras el rastro del marfil

En mayo de 2013 unos cazadores furtivos del grupo insurgente Seleka masacraron 26 elefantes en Dzanga Bai, un abrevadero rico en minerales de la RCA.

Foto: Brent Stirton

23 / 49

MM8386 11-23-14 04126. Tras el rastro del marfil

Tras el rastro del marfil

Esta es una fotocopia del diario del comandante del LRA Vincent Binany Okumu, quien, según algunos desertores, era el encargado de obtener marfil en el Parque Nacional de Garamba. Escrito en lengua acholi, detalla el encargo de cien colmillos de marfil por parte de Kony. Las fuerzas ugandesas mataron a Binany en 2013 y recuperaron su diario.

Foto: Brent Stirton

24 / 49

MM8386 11-17-14 02859. Tras el rastro del marfil

Tras el rastro del marfil

Estos desertores del LRA –todos ellos secuestrados cuando eran niños y obligados combatir– luchan ahora con el ejército ugandés. Los hombres, que pasaron una media de 16 años en la selva con el LRA, aportan su vasta experiencia para la búsqueda de Kony y sus secuaces.

Foto: Brent Stirton

25 / 49

MM8386 11-12-14 00963. Tras el rastro del marfil

Tras el rastro del marfil

El veterano guarda Jean Claude Mambo Marindo posa junto a los cerca de cien colmillos confiscados a los furtivos en el Parque Nacional de Garamba, en la República Democrática del Congo. En el parque ya no quedan rinocerontes, aniquilados por los furtivos para hacerse con sus cuernos. Ahora el asedio es sobre el marfil, expoliado por soldados corruptos de ejércitos nacionales y por el grupo terrorista Ejército de Resistencia del Señor (LRA).

Foto: Brent Stirton

26 / 49

MM8386 01-29-15 19016. Tras el rastro del marfil

Tras el rastro del marfil

En enero de 2014, al examinar por rayos X un contenedor de anacardos con destino a Vietnam, las autoridades portuarias togolesas vieron algo extraño: marfil. Al final se hallaron más de cuatro toneladas, la mayor incautación realizada en África desde que en 1990 se prohibió el comercio internacional de marfil. El ADN apunta a que parte de esos colmillos procede de los elefantes asesinados en 2013 en la RCA.

Foto: Brent Stirton

27 / 49

14 Olivier Grunewald. Volcán Nyiragongo, República Democrática del Congo

Volcán Nyiragongo, República Democrática del Congo

Olivier Grunewald, cámara en mano, frente a una colada de lava ardiente en el volcán Nyiragongo, República Democrática del Congo, que ha fotografiado en varias ocasiones.

 

Foto: Fabien Cruchon

28 / 49

 022. El precio de los metales preciosos

El precio de los metales preciosos

Un niño es obligado a trabajar en una mina dirigida por paramilitares en Watsa.

http://marcusbleasdale.com

Foto: Marcus Bleasdale

29 / 49

 092. El precio de los metales preciosos

El precio de los metales preciosos

Desesperados por salvarse, habitantes de la región del Ituri, en la República Democrática del Congo, huyen de la línea de fuego.

http://marcusbleasdale.com

Foto: Marcus Bleasdale

30 / 49

091. El precio de los metales preciosos

El precio de los metales preciosos

Convertido ya en soldado, un niño armado con un rifle de asalto pedalea en dirección a su campamento base durante los combates de 2003 en la región del Ituri. Según el fotógrafo Marcus Bleasdale, de todas las imágenes que ha captado en la República Democrática del Congo esta es la que ha suscitado una mayor reacción del público.

http://marcusbleasdale.com

Foto: Marcus Bleasdale

31 / 49

MM8226 130116 04470. El precio de los metales preciosos

El precio de los metales preciosos

Los empleados de un comprador de casiterita en Nyabibwe criban la mena antes de enviarla a fundiciones fuera del país. Si todo va según lo previsto, esta cadena de suministro cerrada (en la que el material va de la mina a las compañías electrónicas) podría eliminar la especulación por parte de grupos involucrados en la guerra de la República Democrática del Congo y proporcionar un modelo de comercio de minerales libres de conflicto.

http://marcusbleasdale.com

Foto: Marcus Bleasdale

32 / 49

MM8226 130316 09663a. El precio de los metales preciosos

El precio de los metales preciosos

Educados en la escuela de la guerra, niños soldado patrullan la mina de oro de Bavi, en la provincia Oriental. Están al servicio del señor de la guerra Cobra Matata, que trueca minerales por armas.

http://marcusbleasdale.com

Foto: Marcus Bleasdale

33 / 49

MM8226 130308 05539. El precio de los metales preciosos

El precio de los metales preciosos

Los obreros destripan la tierra en busca de oro en la mina de Sufferance, en la región del Ituri. Buena parte del oro congoleño (el equivalente a más de 450 millones de euros al año) sale del país de forma ilegal.

http://marcusbleasdale.com

Foto: Marcus Bleasdale

34 / 49

MM8226 130308 03651. El precio de los metales preciosos

El precio de los metales preciosos

Un chico espera su turno para recibir unas cucharadas de arroz con judías en Pluto. En algunas zonas del este del país hasta el 40 % de los mineros del oro son niños, a menudo reclutados a la fuerza por los paramilitares.

http://marcusbleasdale.com

Foto: Marcus Bleasdale

35 / 49

MM8226 130127 10843. El precio de los metales preciosos

El precio de los metales preciosos

El campamento de Rubaya, situado en la provincia de Kivu del Norte, aloja a 50.000 desplazados por los combates entre el Gobierno y el M23, un grupo rebelde apoyado por Ruanda.

http://marcusbleasdale.com

Foto: Marcus Bleasdale

36 / 49

MM8226 130123 08954. El precio de los metales preciosos

El precio de los metales preciosos

La esperanza de este niño de poder llevar una vida normal es tan tenue como su cobijo en el campo de refugiados cercano al volcán Nyiragongo. Mientras persista el comercio corrupto de «minerales de conflicto», el miedo y la codicia controlarán el este de la República Democrática del Congo.

http://marcusbleasdale.com

Foto: Marcus Bleasdale

37 / 49

05-menu-sampling-lui-kotale. Bonobos

Bonobos

El bonobo, antes conocido como chimpancé pigmeo, es una especie diferenciada de simio antropomorfo que vive únicamente en los bosques de la orilla izquierda del río Congo. Estudios recientes arrojan nueva luz sobre su conducta sexual y otros aspecos de su comportamiento. 

Foto: Christian Ziegler

38 / 49

03-bonobo-aka-pygmy-chimpanzee. Bonobos

Bonobos

Gottfried Hohmann, del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva, lleva más de 20 años estudiando a los bonobos en el Congo. En Lui Kotale, su campamento de investigación situado justo fuera del Parque Nacional Salonga, él y otros investigadores llevan mascarillas para proteger a los bonobos de una posible transmisión de infecciones humanas. 

 

Foto: Christian Ziegler

39 / 49

04-gottried-hohmann-bonobos-expert. Bonobos

Bonobos

Una muestra del menú en Lui Kotale: la esfera grande y verde de la esquina superior izquierda es el fruto del árbol del pan; en la esquina superior derecha hay tallos de una planta herbácea terrestre de la familia de la maranta; abajo a la izquierda hay un racimo de cinco frutos booso, y abajo a la derecha, un fruto del anonidio de Mann, apreciado tanto por humanos como por bonobos. 

 

Foto: Christian Ziegler

40 / 49

07-adult-ben-grooms-wilma. Bonobos

Bonobos

Un macho apodado Camillo come una hoja tierna de un árbol llamado kfumo. Dos hechos han permitido que los bonobos disfruten de unos grupos sociales relativamente tranquilos y estables: la abundancia de vegetación herbácea en la orilla izquierda del río Congo y la ausencia de gorilas que compitan con ellos por el alimento. 

Foto: Christian Ziegler

41 / 49

06-camillo-eats-kfumo-tree-leaf. Bonobos

Bonobos

Ben, un macho adulto, acicala a Wilma, una hembra joven. El esfuerzo que invierte Ben en el acicalado seguramente lo beneficiará más adelante si ella lo elige para aparearse.

Foto: Christian Ziegler

42 / 49

08-congo-river. Bonobos

Bonobos

El vasto río Congo, que comprende numerosos canales grandes y pequeños, ha sido una barrera infranqueable para los bonobos y sus parientes más cercanos. Los chimpancés y los gorilas viven únicamente en la orilla derecha, y los bonobos, solo en la izquierda. 

Foto: Christian Ziegler

43 / 49

09-zoe-shares-junglesop-fruit-with-others. Bonobos

Bonobos

Zoe comparte un fruto del anonodio de Mann con su hijo Zizu y otro pequeño, mientras un macho adulto espera pacientemente que le den un poco. El reparto de la comida forma parte de la política social de los bonobos y refleja los matices de la jerarquía social y las alianzas.

Foto: Christian Ziegler

44 / 49

10-female-rests-kokolopori-bonobo-reserve. Bonobos

Bonobos

Una hembra descansa en un nido diurno en la Reserva de Bonobos de Kokolopori, establecida por la Bonobo Conservation Initiative en colaboración con la comunidad local y el Gobierno congoleño. La reserva trae consigo la esperanza de que llegue dinero del turismo.

Foto: Christian Ziegler

45 / 49

11-bonobo-youngster-zizu. Bonobos

Bonobos

Las crías de bonobo (como Zizu, aquí jugando con un hermano) nacen con la cara negra, a diferencia de los chimpancés, que es rosa y se les va oscureciendo poco a poco. Sus extremidades siguen siendo largas y delgadas cuando crecen, y no fornidas como las de los chimpancés. 

Foto: Christian Ziegler

46 / 49

12-zoe-cuddles-zizu. Bonobos

Bonobos

Serena y protectora, Zoe acuna a Zizu después de amamantarlo. Los bonobos machos, a diferencia de los chimpancés, no forman coaliciones con individuos del mismo sexo para adquirir poder. Desde la infancia hasta la madurez, el mejor amigo de un bonobo macho es su madre. 

Foto: Christian Ziegler

47 / 49

13-ulrich-rides-mothers-back. Bonobos

Bonobos

El pequeño Ulrich cabalga a lomos de su madre, Uma, hasta el siguiente lugar de forrajeo. Los bonobos pasan mucho tiempo en el suelo, disfrutando de un acceso exclusivo a ciertas plantas que en la ribera derecha del río Congo son el alimento de los gorilas.

Foto: Christian Ziegler

48 / 49

02-mother-paula-carries-daughter-prisca. Bonobos

Bonobos

Una hembra joven de bonobo descansa en el bosque de Lui Kotale, en la República Democrática del Congo. Tiene los labios anaranjados por la arcilla que ha comido, probablemente para reducir los efectos de las toxinas vegetales de su dieta.

Foto: Christian Ziegler

49 / 49

01-young-female-bonobo-relaxes-lui-katale. Bonobos

Bonobos

Una madre conocida como Paula carga con su pequeña, Prisca. Cuando crezca, lo más probable es que Prisca se vaya a otra comunidad de bonobos. Los machos, en cambio, mantienen durante mucho tiempo el vínculo con sus madres.

www.naturphoto.de

Foto: Christian Ziegler

Siguenos en...

  1. NG
  2. NG Historia
  3. NG Viajes