Marsella

1 / 37

1 / 37

massalia1. Cantera griega

Cantera griega

Vista general de la cantera griega de Massalia, la actual Marsella. Al fondo destaca una sección de la muralla del siglo XVII.

Foto: Denis Gliksman, Inrap

2 / 37

Castillo de If (Marsella, Francia)

Castillo de If (Marsella, Francia)

Desde la costa, en la bahía de Marsella, Francia, se contempla esta prisión mítica, conocida en todo el mundo por la pluma de Alexandre Dumas, que se basó en ella para escribir El conde de Monte Cristo, en 1844. El Castillo de If es el lugar en el que encierran al héroe de la novela, Edmond Dantès. Para conocer la historia de esta cárcel de estado, que estuvo funcionando desde 1580 a 1871, y cuya ubicación estratégica le permitía proteger a su vez a la ciudad de posibles invasiones, solo hay que embarcar en alguno de los ferry que parten de Vieux Port. Ha sido reabierta recientemente el 12 de junio de 2017.

Foto: CMN

3 / 37

HEMIS 1719189. Marsella

Marsella

La que ha sido durante todo 2013 capital de la cultura europea merece una detenida visita tanto por sus recientes aportaciones culturales como por su patrimonio histórico y artístico y, cómo no, por su gastronomía. Hay que deambular por el Vieux-Port, con sus deliciosos restaurantes –y no dejar de probar la clásica bullabesa–, pasear por La Canebière para admirar sus elegantes edificios del siglo XIX, y acercarse hasta el fuerte de Saint Jean con espléndidas vistas sobre la ciudad. Otros hitos importantes en la ciudad son la catedral de Santa María y la iglesia de Notre Dame de la Garde. Entre las novedades que ha conllevado la capitalidad cultural destaca el Mucem (Museo de las Civilizaciones de Europa y el Mediterráneo) y la renovación de emblemáticos edificios como El Silo, La Friche y los antiguos almacenes portuarios.

Gtres

4 / 37

Edificio Silo. El edificio de El Silo

El edificio de El Silo

Tras una profunda renovación este antiguo edificio industrial se ha convertido en un auditorio magnífico con capacidad para 2.000 espectadores. Cabe destacar su ubicación privilegiada junto al mar, que se disfruta desde tres grandes balcones.

GTRES

5 / 37

Marsella, fiesta inaugural en el Vieux Port

Marsella, fiesta inaugural en el Vieux Port

El pasado dia 12 de enero se celebró en el Vieux Port la gran noche inaugural de este año en el que Marsella ostenta la capitalidad cultural de Europa.

GTRES

6 / 37

El Vieux Port

El Vieux Port

El viejo puerto es una de las zonas más animadas de la ciudad y se ha convertido en uno de los centros neurálgicos de la programación cultural de Marsella 2013.

Marseille2013

7 / 37

Museo MuCEM Copyright Agence Rudy Ricciotti BD. Museo de las Civilizaciones de Europa y de Mediterráneo

Museo de las Civilizaciones de Europa y de Mediterráneo

El gran cubo de cristal donde se aloja el Museo es obra del arquitecto marsellés Rudy Ricciotti. Se erige junto al fuerte de Saint Jean, en el Vieux Port. 

Marseille2013

8 / 37

Marsella. Pabellón M . Pabellón M

Pabellón M

Esta gran estructura alberga el centro de visitantes y es un aparador de todas las actividades que van a tener lugar a lo largo de este año 2013 en la ciudad.

Marseille2013

9 / 37

Marsella

Marsella

El hangar J1, en el antiguo puerto de Marsella, acogerá exposiciones.

© PHILIPPE PIRON / MP 2013

10 / 37

Marsella

Marsella

La Villa Méditerranée, en el frente marítimo de Marsella, un nuevo edificio para promover el intercambio de culturas. 

© AREA MARC PONS / MP 2013

11 / 37

Marsella

Marsella

El Museo de las Civilizaciones de Europa y del Mediterráneo (MuCEM), en Marsella, se inaugurará el próximo mes de enero de 2013.

© LISA RICCIOTTI / MP 2013

12 / 37

Callejón Fortia. Restaurantes del callejón Fortia

Restaurantes del callejón Fortia

GIOVANNI SIMEONE / FOTOTECA 9 X 12

13 / 37

Comercio barrio Le Panier. Comercio del barrio Le Panier

Comercio del barrio Le Panier

YANN CHICHAOUA / CONTACTO

14 / 37

Catedral de Santa Maria. Catedral de Santa María

Catedral de Santa María

CAMILLE MOIRENC / GTRES

15 / 37

Rue des Augustins

Rue des Augustins

BERTRAND GARDEL / GTRES

16 / 37

Quaid du Port. La Caravelle, en el Quai du Port

La Caravelle, en el Quai du Port

CAMILLE MOIRENC / GTRES

17 / 37

Vieux Port. El Vieux Port

El Vieux Port

CAMILLE MOIRENC / GTRES

18 / 37

Mapa de Marsella. Visitas principales en Marsella

Visitas principales en Marsella

1 Vieux Port. Esta bahía ha sido convertida en un puerto deportivo con restaurantes.

2 La Canebière. Es la principal arteria de Marsella, con clásicos edificios del siglo XIX.

3 Catedral. Santa María la Mayor se eleva sobre su planta de cruz latina, junto al mar.

4 La Vieille Charité. En el barrio Le Panier, este asilo del siglo XVII acoge varios museos.

5 Fuerte de Saint Jean. Desde el siglo XII, protege el acceso marítimo al Vieux Port.

6 Notre Dame de la Garde. En una colina se erige este templo, emblema de Marsella.

BLAUSET

 

19 / 37

Fuerte Saint Jean. Fuerte de Saint Jean

Fuerte de Saint Jean

GIANLUCA SANTONI / FOTOTECA 9X12

20 / 37

Notre Dame de la Garde. Iglesia de Notre Dame de la Garde

Iglesia de Notre Dame de la Garde

BERTRAND GARDEL / GTRES

21 / 37

Vista nocturna de Marsella. Marsella

Marsella

Vista nocturna de Marsella, dominada por la iglesia de Notre Dame de la Garde.

 GIOVANNI SIMEONE / FOTOTECA 9X12

22 / 37

marsella16. Marsella, un crisol de culturas

Marsella, un crisol de culturas

En el barrio bohemio de Cours Julien, antes sórdido y peligroso, hoy abundan los cafés, los bares y las librerías. Pero Marsella, tradicionalmente famosa por su corrupción política, violencia callejera y tráfico de drogas, sigue teniendo un gran problema de delincuencia.

www.edkashi.com

Foto: Ed Kashi

23 / 37

marsella15. Marsella, un crisol de culturas

Marsella, un crisol de culturas

Maoulana Charif, un imán originario de las islas Comores, junto a sus hijas en su casa de Plan d’Aou, un barrio de viviendas sociales del norte de Marsella. Con su presencia confía aportar estabilidad a este conflictivo distrito de inmigrantes.

www.edkashi.com

Foto: Ed Kashi

24 / 37

marsella14. Marsella, un crisol de culturas

Marsella, un crisol de culturas

Una familia musulmana asiste al sacrificio de unos corderos en la carnicería Mustafá Slimani durante el Id al-Adha, la fiesta que conmemora la aceptación de Abraham de ofrecer en sacrificio a su hijo Isaac. En los hogares musulmanes aún se matan ritualmente muchos corderos, pese a que una ley prohíbe esta práctica.

www.edkashi.com

Foto: Ed Kashi

25 / 37

marsella13. Marsella, un crisol de culturas

Marsella, un crisol de culturas

Durante la oración del viernes los fieles ocupan hasta el callejón trasero de la Rue Gaillard, en la zona norte de Marsella. Aunque cada vez hay más mezquitas y salas de oración nuevas, son insuficientes para la creciente población musulmana.

www.edkashi.com

Foto: Ed Kashi

26 / 37

marsella12. Marsella, un crisol de culturas

Marsella, un crisol de culturas

Después de la oración del viernes, unos comorenses vestidos a la manera tradicional esperan a unos amigos en la misma acera que unos magrebíes, pero separados de ellos. Aunque comparten la religión, existen divisiones profundas entre comorenses, argelinos, tunecinos y otros musulmanes de Marsella. «No hay unidad cultural en la comunidad musulmana –apunta Françoise Lorcerie, director de investigación del Centro Nacional de Investigación Científica en Aix-en-Provence–. Viven en los mismos barrios, pero hablan idiomas distintos y no visten igual. Por lo general la relación entre ellos es distante pero no conflictiva.» Las divisiones culturales, sin embargo, tienden a desaparecer con el paso de las generaciones.

www.edkashi.com

Foto: Ed Kashi

27 / 37

marsella11. Marsella, un crisol de culturas

Marsella, un crisol de culturas

Miembros de la comunidad judía, que cuenta con unos 70.000 integrantes (una de las mayores de Europa), asisten a un funeral en el cementerio de Saint Pierre. Judíos y musulmanes «tenemos cuidado con las palabras que usamos –declara un líder judío–. Marsella es como un volcán: si dices algo inconveniente, puede explotar».

www.edkashi.com

Foto: Ed Kashi

28 / 37

marsella10. Marsella, un crisol de culturas

Marsella, un crisol de culturas

Los transeúntes que caminan frente a la iglesia católica de San Vicente de Paúl reflejan la diversidad étnica de Marsella. Los inmigrantes «se consideran marselleses desde el momento que ponen un pie en la ciudad», afirma un vecino.

www.edkashi.com

Foto: Ed Kashi

29 / 37

marsella09. Marsella, un crisol de culturas

Marsella, un crisol de culturas

A finales de abril, unos refugiados tunecinos que habían huido de la pobreza y la violencia en su país para acabar sin hogar en su nueva ciudad de adopción, se vieron obligados a vivir de la amabilidad de los desconocidos, en este caso musulmanes marselleses y activistas de izquierdas que distribuyeron alimentos, ropa y demás provisiones cerca de Porte d’Aix.

www.edkashi.com

Foto: Ed Kashi

30 / 37

marsella08. Marsella, un crisol de culturas

Marsella, un crisol de culturas

Un inmigrante tunecino aguarda pacientemente a sus familiares en Saint Charles, la bulliciosa estación central. La foto es de septiembre de 2010, apenas unos meses antes de que se produjeran los levantamientos de la Primavera Árabe. Para este hombre, la oportunidad de empezar de nuevo, en Marsella, ya era una realidad.

www.edkashi.com

Foto: Ed Kashi

31 / 37

marsella07. Marsella, un crisol de culturas

Marsella, un crisol de culturas

En Marsella muchos inmigrantes viven y trabajan en barrios céntricos como Noailles, en lugar de hacerlo en suburbios distantes y marginados como sucede en París.

www.edkashi.com

Foto: Ed Kashi

32 / 37

marsella06. Marsella, un crisol de culturas

Marsella, un crisol de culturas

Mientras en los medios de comunicación se discute sobre la ley que prohíbe vestir en público el velo que cubre todo el rostro, en Marsella es mucho más habitual ver jóvenes de origen musulmán totalmente integradas en la cultura francesa. En la imagen, Nabila Boudjellal, de 31 años y origen argelino, celebra su despedida de soltera a lo grande, de juerga con una pandilla de amigas en un tiovivo del centro de la ciudad.

www.edkashi.com

Foto: Ed Kashi

33 / 37

marsella05. Marsella, un crisol de culturas

Marsella, un crisol de culturas

Un grupo de amigos disfruta del sol del Mediterráneo en la playa Borély, junto al centro de la ciudad. Marsella tiene varios kilómetros de playas a las que se accede en autobús desde cualquier punto de la ciudad y que se han convertido en un verdadero crisol de culturas, especialmente para los más jóvenes. «Lo más importante no es el color de la piel, sino pasarlo bien. Y uno de los mejores lugares para divertirse es la playa –dice Johanna García (con bikini azul de rayas), cuyos abuelos emigraron desde España–. No miramos las diferencias. Nos sentimos todos iguales y no prestamos atención al color de la piel o al origen. Nuestra prioridad es divertirnos.»

www.edkashi.com

Foto: Ed Kashi

34 / 37

marsella04. Marsella, un crisol de culturas

Marsella, un crisol de culturas

Los cafés son un reflejo de la bulliciosa Marsella. La ciudad ha atraído desde siempre a escritores, como Alejandro Dumas, que se empapan del color local mientras saborean una bullabesa y construyen el talante de esta población francesa.

www.edkashi.com

Foto: Ed Kashi

35 / 37

marsella03. Marsella, un crisol de culturas

Marsella, un crisol de culturas

La petanca es el pasatiempo marsellés por excelencia. Unos jóvenes fuman, beben pastis, charlan e intentan acercar las bolas metálicas lo más posible al boliche, la pequeña bola de madera que en Francia llaman cochonnet (cerdito).

www.edkashi.com

Foto: Ed Kashi

36 / 37

marsella02. Marsella, un crisol de culturas

Marsella, un crisol de culturas

Marsella tiene su propio arco de triunfo, la Porte d’Aix, que se construyó en 1823 y hoy es punto de encuentro de muchos grupos de inmigrantes. Francia no reconoce de manera oficial las diferencias de raza o etnia entre sus ciudadanos, pero Marsella, considerada una de las ciudades más diversas de Europa occidental, no puede hacer caso omiso de estas distinciones. De hecho, su Gobierno ha abrazado el multiculturalismo y ha autorizado e incluso organizado grupos como Marseille Espérance, una asociación de representantes judíos, cristianos, budistas y musulmanes que ha contribuido a que la ciudad mantuviera la calma y armonía incluso cuando los disturbios raciales se apoderaban de los barrios de viviendas sociales del resto de las ciudades francesas.

www.edkashi.com

Foto: Ed Kashi

37 / 37

marsella01. Marsella, un crisol de culturas

Marsella, un crisol de culturas

Marsella, ciudad portuaria desde el año 600 a.C., ha acogido constantes oleadas de inmigrantes. La metrópoli mediterránea tiene más de 850.000 habitantes, de los cuales 100.000 proceden de Argelia, Italia, Marruecos, Túnez, Turquía y otros países.

www.edkashi.com

Foto: Ed Kashi

Todos

Siguenos en...

  1. NG
  2. NG Historia
  3. NG Viajes