Congo

1 / 70
Selva de Ruanda web. El hogar de los gorilas en la niebla

1 / 70

El hogar de los gorilas en la niebla

Una basta zona geográfica, entre Uganda, Ruanda y la República del Congo, sigue siendo el hábitat de los últimos gorilas: un espectacular entorno selvático de senderos apenas abiertos por la mano del hombre. Fue la zoóloga estadounidense Dian Fossey, en los años 60, la pionera que logró romper con los prejuicios que existían alrededor de esta especie amenazada por la extinción de la mano de los cazadores furtivos. Para verlos en libertad, hay que ir al Parque Nacional de los Volcanes, en Ruanda, o al Parque Nacional de la Selva Impenetrable de Bwindi, en el suroeste de Uganda.

Foto: Gtres

12-1280px-Danie¦êl-Nelson. La buena vida

2 / 70

La buena vida

Fotografía ganadora en la categoría: Fotógrafo joven del año.

Después de una caminata de tres horas a través del bosque del Parque Nacional Odzala-Kokoua, Daniël finalmente alcanzó a una familia de gorilas. En este convincente retrato de Caco, un joven gorila de nueve años, Daniël capturó la conexión entre estos simios salvajes y el bosque del que dependen. "Espero crear conciencia sobre los gorilas en peligro", dice Daniël.

La deforestación, la caza furtiva y enfermedades como el ébola han reducido drásticamente la población de gorilas occidentales de las tierras bajas durante los últimos 25 años. Ahora están en peligro crítico: al ritmo actual, el 80% de la población se perderá en tres generaciones. Esta imagen muestra cómo debería ser: un gorila relajado que disfruta de una merienda en una densa selva.

 

Foto: Daniël Nelson / Wildlife Photographer of the Year 2017

El Congo. El Congo suena a soukous

3 / 70

El Congo suena a soukous

Es probable que si viajas a Kinsasa, la capital de República Democrática del Congo, te reciba un tipo de música muy peculiar, alegre, con coros y ritmo endiabladamente rápido. Tal vez no lo sepas, pero se trata del soukous, o también conocido como lingala. Es un género musical que nació entre los años 30 y 40 y que se expandió con rapidez por África y saltó a América del Sur. La ciudad de Kinsasa es una urbe caótica; pero es la puerta de entrada a maravillosos parques nacionales y a una naturaleza exuberante. Sin duda, el soukous es la banda sonora perfecta para ir al encuentro de los últimos gorilas en la niebla.

Foto: CC

shutterstock 393838021. Kalahari

4 / 70

Kalahari

Esta región árida se reparte por siete países: Congo, Angola, Zambia, Namibia, Zimbabue, Sudáfrica y Botsuana. En este último, el Coto del Kalahari Central abarca la mayor extensión. 

Foto: Kirill Trubitsyn / Sgutterstock

Reserva de fauna de Okapissite 0718 0013-750-0-20120627160923. Reserva de fauna de Okapissite, República Democrática del Congo

5 / 70

Reserva de fauna de Okapissite, República Democrática del Congo

Situada al nordeste del país, esta reserva abarca la quinta parte del bosque de Ituri, que crece en la cuenca del río Congo, uno de los sistemas de drenaje más importantes del continente africano. Alberga especies de primates y aves en peligro de extinción, así como 5.000 de los 30.000 okapis que viven en estado salvaje. Asimismo, cuenta con parajes de excepcional belleza panorámica como las cataratas de los ríos Ituri y Epulu. La reserva está habitada por dos pueblos pigmeos nómadas: los mbuti y los cazadores efe.

Foto: UNESCO / Kim S. Gjerstad

Parque Natural de Garamba, Republica Democrática del Congo

6 / 70

Parque Natural de Garamba, Republica Democrática del Congo

Este sitio de 790.000 hectáreas posee una diversidad de hábitats incomparable: pantanos, estepas, planicies de lava, sabanas en laderas de volcanes y cumbres nevadas del macizo de Rwenzori, que se eleva a más de 5.000 metros de altura. Unos 20.000 hipopótamos viven en los ríos de este parque, que también sirve de refugio al gorila de montaña y ofrece lugar de invernada a numerosas aves procedentes de Siberia.

Foto: Unesco / Nuria Ortega

MM8231 131110 0084027. Navegando hasta el amanecer

7 / 70

Navegando hasta el amanecer

En ocasiones los navegantes no pueden parar para hacer noche. Los viajeros de una piragua motorizada preparan la cena bajo la luz de la luna mientras viajan por el río Congo hasta que despunte el alba.

MM8231 130302 0023800. Cocodrilo a la venta

8 / 70

Cocodrilo a la venta

En la cuenca del Congo habitan más de 2.000 especies de animales. La mayor amenaza para muchas de ellas es el comercio de vida salvaje. Los habitantes de la región dependen de la carne de selva, como este cocodrilo listo para la venta, para alimentarse o para procurarse ingresos adicionales.

Río Congo8. Barcaza de carga

9 / 70

Barcaza de carga

Dada la escasez de carreteras, las barcazas de carga suelen ser la mayor opción para desplazarse por la República Democrática del Congo (RDC). Los pasajeros cocinan, duermen y charlan entre las precarias pilas de mercancías.

Río Congo11. Una flota singular

10 / 70

Una flota singular

Una flota de barcos públicos con amplios camarotes recorría el Congo hasta que el Gobierno de la RDC abandonó su mantenimiento. Hoy el tráfico fluvial se compone de barcazas (arriba) y piraguas (centro).

Río Congo9. Largas esperas

11 / 70

Largas esperas

Navegar por el río Congo requiere paciencia. A veces apenas se avanza un par de kilómetros en una hora. Las barcazas encallan en el lodo. Los motores se averían. El tiempo se hace eterno. Los hombres juegan a las damas.

Río Congo10. La vida diaria a bordo del buque

12 / 70

La vida diaria a bordo del buque

Las mujeres cocinan, limpian, atienden a los niños durante las largas jornadas a bordo de las barcazas que navegan por el río Congo.

Río Congo14. Un mercado ambulante

13 / 70

Un mercado ambulante

La barcaza se transforma en un bullicioso mercado que sigue navegando lentamente hacia su destino. Los pasajeros ofrecen ropa, medicinas y arroz; los lugareños aportan productos de la selva, como monos, serpientes y cerdos. Los cerdos, adquiridos con idea de venderlos más adelante y sacar un beneficio, viajan igual que los humanos: apretujados entre la mercancía.

Río Congo4. De residencia a escuela

14 / 70

De residencia a escuela

Huyen los colonizadores, caen los déspotas… y las gentes que viven a orillas del Congo sacan partido de aquello que los demás dejaron tras de sí. En Lisala, ciudad natal del difunto dictador Mobutu Sese Seko, las decadentes salas de una de sus antiguas residencias se han convertido en aulas para los escolares.

Río Congo5. Sin pausa

15 / 70

Sin pausa

Los lugareños manejan una prensa para obtener aceite de las palmeras asilvestradas que crecen en una cercana plantación abandonada.

Río Congo13. Una travesía de ocho meses

16 / 70

Una travesía de ocho meses

Las averías mecánicas y otros contratiempos retrasaron el viaje del Kwema Express durante su travesía río arriba. Al cabo de ocho meses el barco llegó por fin a Kisangani.

Río Congo6. Técnicas de pesca ancestrales

17 / 70

Técnicas de pesca ancestrales

Los pescadores wagenia siguen confeccionando enormes nasas para capturar peces en los agitados rápidos de las afueras de Kisangani , como ya hacían cuando el explorador Henry Morton Stanley los observó por vez primera en su famoso viaje por el río Congo en 1877.

Río Congo7. Mercado de canoas

18 / 70

Mercado de canoas

Unas piraguas nuevas atraen clientes en el mayor mercado de canoas del Congo, cerca de Bumba. Sus fabricantes se adentran en la selva en busca de árboles adecuados; las ventas les permiten poco más que subsistir.

Río Congo2. En el corazón de África

19 / 70

En el corazón de África

El sol se pone y tiñe esta sobrecargada barcaza en su pesado avance Congo arriba. El río es la principal vía de comunicación en el corazón de África.

Río Congo1. Transporte fluvial

20 / 70

Transporte fluvial

En Maluku, los pasajeros desembarcan de una barcaza que transporta troncos estibados de cualquier manera. La madera es un negocio importante en el curso del río, y la tala es la causa de una peligrosa erosión.

MM8398 150226 08976. Tan solo un recuerdo

21 / 70

Tan solo un recuerdo

El padre de Emile muestra fotos de la familia. Solo queda él.

Foto: Pete Muller

MM8398 150222 04342. Cuestión de brujería

22 / 70

Cuestión de brujería

En Méliandou, un sanador se dispone a exorcizar a una niña. Las creencias populares atribuyen muchas afecciones, entre ellas el ébola (que no padecía la niña), a la brujería o a espíritus malignos. El contacto que exigen ciertas prácticas tradicionales puede facilitar la propagación del virus.

Foto: Pete Muller

MM8398 150125 00176. Máscaras protectoras

23 / 70

Máscaras protectoras

Un cazador de una aldea de la República Democrática del Congo (RDC) se ajusta la máscara que llevará durante la partida. El consumo de carne de animales salvajes infectados es una de las vías por las que el virus del Ébola llega a los seres humanos.

Foto: Pete Muller

MM8398 150123 03050. Partida de caza

24 / 70

Partida de caza

Unos cazadores de un pequeño pueblo de la Provincia Oriental de la RDC arrancan la capa externa de la corteza de un árbol para confeccionarse la máscara tradicional con la que se camuflan cuando van al bosque a cazar monos y chimpancés.

Foto: Pete Muller

MM8398 150125 01142. Labores de camuflaje

25 / 70

Labores de camuflaje

La costura suele estar reservada a las mujeres, pero estos cazadores de carne de selva cortan y cosen su propio camuflaje de corteza de árbol y luego usan la savia para decorarlo con puntos.

Foto: Pete Muller

MM8398 150127 00761. En busca de la presa

26 / 70

En busca de la presa

Los cazadores parten temprano para llegar a las zonas donde viven los chimpancés antes de que salga el sol.

Foto: Pete Muller

MM8398 150127 01534. Al acecho

27 / 70

Al acecho

Dos cazadores camuflados acechan monos en una selva del nordeste de la RDC. La caza no siempre es una cuestión de subsistencia; la venta de carne de animales salvajes a veces costea la educación y la sanidad, y reporta un dinero que gastar.

Foto: Pete Muller

MM8398 150127 01266. Mono abatido

28 / 70

Mono abatido

Un cazador utiliza su escopeta para transportar un mono que ha abatido. Suelen cazarlos para comérselos, pero también los venden para obtener un dinero con el que complementar otras actividades mal remuneradas, como el cultivo de arroz o la producción de aceite de palma.

Foto: Pete Muller

MM8398 150126 00536-2. Adiós a un hermano

29 / 70

Adiós a un hermano

Yalala Therese duerme junto a su hermano muerto, cuyo cuerpo está preparado para el velatorio. El hermano no falleció de ébola, pero de haber sido así, el hecho de mantener un contacto tan estrecho –práctica habitual en el África occidental y la RDC– habría supuesto un riesgo de contagio.

Foto: Pete Muller

MM8398 150128 00053. Ébola

30 / 70

Ébola

Los brotes de ébola suelen producirse en aldeas remotas a las que se llega por carreteras precarias, como esta de la RDC. El brote surgido en 2014 fue distinto: se propagó con rapidez a las zonas urbanas.

Foto: Pete Muller

MM8398 150222 03975. Primera pista

31 / 70

Primera pista

Los científicos pensaron que los murciélagos angoleños de cola larga podían ser reservorios del Ébola tras descubrir que la primera víctima, Emile Ouamouno, había estado jugando en un árbol de Méliandou, Guinea, donde estos animales se refugiaban.

Foto: Pete Muller

MM8398 141111 00199. Un bocado mortal

32 / 70

Un bocado mortal

Paniques de las palmeras cuajan el cielo de esta aldea marfileña. Los murciélagos de la fruta, algunos de ellos sospechosos de ser portadores del virus del Ébola, abundan en muchas partes de África y no es raro que la población se los coma.

Foto: Pete Muller

MM8398 141112 01101. Trampas para murciélagos

33 / 70

Trampas para murciélagos

Los murciélagos angoleños de cola larga que se refugian bajo el tejado de esta casa salen al anochecer para alimentarse. Leendertz ha tapado una ventana para que cuando los murciélagos emprendan el vuelo caigan por una suerte de embudo de plástico hasta un recipiente. Una vez atrapados podrá extraerles muestras de sangre.

Foto: Pete Muller

MM8398 141112 01398. Maniobras delicadas

34 / 70

Maniobras delicadas

Los estudiantes de doctorado Leonce Kouadio y Ariane Düx extraen con mucho cuidado una muestra de sangre de un murciélago insectívoro, atentos de no pincharse y exponerse a un posible contagio de Ébola o de otras enfermedades infecciosas.

Foto: Pete Muller

MM8386 11-12-14 00963. Tras el rastro del marfil

35 / 70

Tras el rastro del marfil

El veterano guarda Jean Claude Mambo Marindo posa junto a los cerca de cien colmillos confiscados a los furtivos en el Parque Nacional de Garamba, en la República Democrática del Congo. En el parque ya no quedan rinocerontes, aniquilados por los furtivos para hacerse con sus cuernos. Ahora el asedio es sobre el marfil, expoliado por soldados corruptos de ejércitos nacionales y por el grupo terrorista Ejército de Resistencia del Señor (LRA).

Foto: Brent Stirton

136 Congo 3. Loango

36 / 70

Loango

Loango formó parte del reino del Congo. Fue una de las ciudades más avanzadas de África. Su prosperidad se basó en el tráfico de esclavos. Grabado en color. Siglo XVIII.

Foto: Granger collection / Age fotostock

136 Congo 2. Soldado portugués

37 / 70

Soldado portugués

Figurilla del siglo XVI. Museo Quai Branly, París.

Foto: C. Jean / Rmn Grand-Palais

136 Congo 1. Una gran recepción

38 / 70

Una gran recepción

Un rey del congo recibe sobre un estrado a una comitiva de portugueses en el siglo XVI. Grabado coloreado basado en un original de De Bry.

Foto: Everett Historical / Shutterstock

MM8125 1210011 091790. Kinshasa

39 / 70

Kinshasa

El bullicioso barrio de Ngaba, en Kinshasa, es un hervidero de iniciativa empresarial. La mayoría de los habitantes de la urbe están oficialmente desocupados, y tienen que hacer chanchullos e improvisar para subsistir.

http://Pascalmaitre.fr

Foto: Pascal Maitre

MM8125 1210010 089925. Kinshasa

40 / 70

Kinshasa

Como protesta contra la contaminación, la artista Julie Djikey se disfraza de «coche humano», con filtros de aceite en los pechos y una mezcla de aceite de motor y ceniza de neumáticos quemados untada sobre el cuerpo.

http://Pascalmaitre.fr

Foto: Pascal Maitre

MM8125 120527 047276. Kinshasa

41 / 70

Kinshasa

Dos niños contraen el estómago, giran la cabeza y trinan como pájaros durante un rito iniciático en Kinshasa.

http://Pascalmaitre.fr

Foto: Pascal Maitre

MM8125 1210010 089243. Kinshasa

42 / 70

Kinshasa

Como protesta contra la contaminación, la artista Julie Djikey se disfraza de «coche humano», con filtros de aceite en los pechos y una mezcla de aceite de motor y ceniza de neumáticos quemados untada sobre el cuerpo.

http://Pascalmaitre.fr

Foto: Pascal Maitre

MM8125 120518 027335. Kinshasa

43 / 70

Kinshasa

El célebre pintor Chéri Chérin puede trabajar de noche gracias a la luz de un farolillo que sujeta su aprendiz, Makoko. Casi toda Kinshasa sufre regularmente apagones eléctricos después del anochecer.

http://Pascalmaitre.fr

Foto: Pascal Maitre

MM8125 120603 059944. Kinshasa

44 / 70

Kinshasa

Toda la ciudad es una pasarela para los jóvenes sapeurs de Kinshasa, adictos a la moda que aquí desfilan por el barrio de Matonge con prendas de alta costura. Auténticos obsesos de la expresión personal, algunos de ellos se gastan la mayor parte de sus ingresos en ropa de diseño.

http://Pascalmaitre.fr

Foto: Pascal Maitre

MM8125 120601 055017. Kinshasa

45 / 70

Kinshasa

Las personas que han huido de las áreas rurales arrasadas por la guerra han adaptado los ritos étnicos tradicionales al ritmo urbano de la gran ciudad. El grupo de danza Kpou Ambitiri, que tiene artistas enanos, actúa en ceremonias tribales, pero también en festivales para ganar dinero.

http://Pascalmaitre.fr

Foto: Pascal Maitre

MM8125 120530 050078. Kinshasa

46 / 70

Kinshasa

Un niño de la calle llamado Gaby trata de contener el miedo mientras lo cubren de polvos de talco como parte de un exorcismo para ahuyentar a los demonios.

http://Pascalmaitre.fr

Foto: Pascal Maitre

MM8125 1210010 088910. Kinshasa

47 / 70

Kinshasa

Albert Matubanza Nlandu, responsable de la Orchestre Symphonique Kimbanguiste de Kinshasa, repara un instrumento.

http://Pascalmaitre.fr

Foto: Pascal Maitre

MM8125 1210015 098215. Kinshasa

48 / 70

Kinshasa

En la panificadora de propiedad libanesa Pain Victoire, las barras denominadas kanga journée están por todas partes. El pan fue introducido inicialmente por los colonos belgas, y en los últimos años se ha incorporado a la dieta de los kinois porque es un producto barato.

http://Pascalmaitre.fr

Foto: Pascal Maitre

 022. El precio de los metales preciosos

49 / 70

El precio de los metales preciosos

Un niño es obligado a trabajar en una mina dirigida por paramilitares en Watsa.

http://marcusbleasdale.com

Foto: Marcus Bleasdale

 092. El precio de los metales preciosos

50 / 70

El precio de los metales preciosos

Desesperados por salvarse, habitantes de la región del Ituri, en la República Democrática del Congo, huyen de la línea de fuego.

http://marcusbleasdale.com

Foto: Marcus Bleasdale

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?